Salud


“Virgil Carballo tenía un corazón tan grande como él”

Cartagena lamenta la pérdida de uno de los médicos internistas más prominentes del país, quien batalló incansablemente contra el COVID-19. Murió por esta enfermedad.

CRISTIAN AGÁMEZ PÁJARO

08 de septiembre de 2020 08:02 AM

Así como es su estatura es el tamaño de su corazón: gigante”, se escuchaba decir sobre uno de los médicos más prominentes de Cartagena, quien lastimosamente falleció ayer a causa del coronavirus.

Virgil Carballo Zárate, de 55 años, se destacaba en el país como uno de los mejores maestros de Medicina Interna, reconocimiento que se extendía por Latinoamérica.

Quienes lo conocieron de cerca lo han descrito como un ser humano servicial, amable, querido y humilde. Decenas de mensajes se leen en redes sociales, donde amigos, colegas y estudiantes lamentan que hoy no esté entre nosotros, luchando, como lo hacía cada día. Es una gran pérdida.

Fue en agosto pasado cuando este doctor, quien trabajaba en la Clínica Madre Bernarda, presentó síntomas relacionados con el COVID – 19 y fue trasladado a la Clínica Medihelp Services, en el barrio Castillogrande, para ser tratado por la enfermedad que paraliza al mundo.

Desde ese momento, sus allegados se unieron en cadenas de oración para pedir mejoría para el internista. Sin embargo, su estado se complicó, al parecer, porque no asimilaba el tratamiento y requirió su remisión a un centro asistencial de Bucaramanga donde, lamentablemente, ayer en la mañana dejó de respirar tras dos semanas luchando en carne propia contra el coronavirus. (Lea también: Fallece Virgil Carballo, uno de los mejores internistas de Colombia)

Una gran pérdida

Uno de los primeros en pronunciarse sobre el lamentable fallecimiento fue el también médico Rubén Sabogal, a través de un sentido y conmovedor mensaje, donde además hizo un llamado al personal de la salud a redoblar esfuerzos ante un posible rebrote por la reapertura.

“Otra víctima más, primer médico cartagenero que fallece bajo estas circunstancias, no será el último, ojalá no caigan más. Otra víctima que ofrendamos en el ejercicio activo de nuestra profesión para bienestar de toda la comunidad bolivarense, cartagenera y colombiana. Es una triste noticia muy dolorosa”, dijo. Ha sido solo uno de las decenas de mensajes solidarios.

“Hoy, con profundo sentimiento de tristeza e impotencia ante esta pandemia, te damos un hasta luego y acompañamos de corazón a tus familiares y seres queridos, a tus amigos y oramos por el fortalecimiento de su espíritu para tener consuelo y continuar siempre adelante, con una sonrisa día a día, como siempre lo recordaremos”, escribió el capítulo Costa Atlántica de la Asociación Colombiana de Medicina Interna (ACMI), de la que fue presidente a nivel nacional entre 2018 y este 2020. “Dio todo de sí por la atención de sus pacientes y por esta Asociación, destacándose como un gran maestro de la Medicina Interna a nivel nacional y de toda América Latina”, mencionan en un comunicado.

De corazón gigante

La Universidad de Cartagena, donde fue docente y donde estudió su especialidad en Medicina Interna, se sumó a los mensajes de condolencia por el fallecimiento de este héroe de la salud. Así también lo hizo la directora (e) del Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis), Johana Bueno: “Hoy (lunes) amanecemos con una noticia muy triste; falleció el médico Internista Dr Virgil Carballo Zárate. El cuerpo médico de Cartagena está de luto. Mis condolencias y mucha fortaleza a sus familiares, amigos y allegados. Paz en su tumba”.

El docente Juan Carlos Quintero, del Colegio Gimnasio Cartagena, donde estudia un hijo del internista Carballo, conoció de cerca la calidad del ser humano que hemos perdido. “Era una persona que tenía muchas virtudes, el don de servicio, a cualquiera que necesitara unos medicamentos, él lo ayudaba, con la gente que no podía pagar consultas, también los atendía, porque era muy servicial. Era un ejemplo de lo que es un buen médico intensivista hoy en día, sin importar que él mismo se enfermara, seguía luchando. Le importaba más que la gente se salvara”, asegura.

Y también el doctor Virgil Carballo era muy, muy creyente en Dios. “De rezar rosarios todos los días. Amaba mucho a su familia, su hijo es el mejor estudiante de su curso, por el ejemplo de su familia de muchos valores. Tanto él (Carballo ) como su esposa, que también es médico, se hicieron a pulso”, añade.

Agrega que la bondad, el corazón del doctor Virgil, “era como su estatura, él media casi como dos metros, no cabía por las puertas. La gente lo conocía con esa frase y frase lo distinguió: su corazón era tan grande como él”.

El caso del doctor Virgil Carballo Zárate, más que siempre, deja de presente lo expuestos que seguimos estando ante el coronavirus, que debemos cuidarnos más que siempre, mucho más que nunca, ante enemigo que este médico combatió con todo su ser hasta los últimos días de su vida.