Sucesos


[Video] El vil crimen de Taniuska y su tía que hace un año conmocionó a Colombia

Dina y Janio recuerdan el doloroso recorrido que han tenido que vivir desde aquel 14 de septiembre de 2020, cuando un sicario les disparó a su única hija y a la tía de ella en Montelíbano (Córdoba).

EDWIN TORRES PADRÓN

14 de septiembre de 2021 12:00 AM

A Dina y Janio no solo les ha tocado convivir durante un año con el dolor inaguantable por perder a su única hija, Taniuska Romero Romero.

También han tenido que soportar acusaciones sin fundamento y ataques desmedidos que señalaron al papá de la niña como el supuesto autor de ese vil crimen que ocurrió el 14 de septiembre de 2020 en el municipio de Montelíbano (Córdoba), y que también le costó la vida a Melissa María Romero, tía de la menor.

No han hecho absolutamente nada. Mi mamá se dio cuenta que en la Fiscalía los papeles están archivados”.

Dina Romero, madre de la menor.

Un escrito que se regó como cadena por Whatsapp unos días después del doble asesinato, y en el cual se decía que Janio Romero se había entregado en Cartagena por la muerte de su hija, llevó a la Fiscalía a investigarlo a él.

Fueron días difíciles para Dina y Janio. Ambos se presentaron ante el ente acusador en esta ciudad, y en medio de las indagaciones les informaron que detrás del hecho de sangre estaría un caso de feminicidio y que el crimen habría sido ordenado desde Cartagena.

Los padres de Taniuska se defendieron y hasta ahora no hay ninguna prueba que vincule a Janio Romero con las muertes de su hija y cuñada. “Cómo va a querer matar uno a su propio hijo, hijo único, el centro de la casa, eso es imposible.

“Ni la Policía ni la Fiscalía nos han dicho nada, solo se enfocaron en mí, pero sin ninguna prueba. Alguien le dijo eso a la Fiscalía como queriendo evadir la investigación para que se enfocaran en mí, pero hasta el momento no me han probado nada. Eso es imposible, ella era mi vida”, asegura Janio, rodeado por su esposa y por los innumerables recuerdos que dejó Tatiuska en su habitación al partir con su mamá a Montelíbano cinco días antes de ese trágico 14 de septiembre de 2020.

Lea aquí: “Era muy alegre”: papá de niña que mataron con su tía en Córdoba

Ese cuarto, en el segundo piso de un inmueble en el barrio Villagrande de Indias II, sigue igual como lo dejó Taniuska. Allí están todas sus cosas intactas, incluso esos patines que la convirtieron en una de las mejores en la escuela Titanes de Bolívar.

Investigación paralizada

Dina también cree en su esposo y lo defiende. Ella afirma que la investigación se estancó después de esas falsas acusaciones. “No han hecho absolutamente nada. La semana pasada mi mamá fue a Montelíbano porque hubo una información que comenzó a circular, y preguntó en la Fiscalía cómo iba la investigación, pero no le dijeron nada. Ella solo se dio cuenta que los papeles están archivados.

“Ellos se empeñan a atacarlo a él, que él tuvo la culpa, que eso vino de acá (Cartagena), pero hasta el momento no han comprobado eso, no hay ningún indicio que haya sido él, no sabemos por qué sacan esa conclusión. Creemos que siguen investigando, pero no han dicho qué están investigando”, anota Dina Romero.

Ni siquiera los 50 millones de pesos que ofrecieron como recompensa las autoridades de Córdoba han servido de algo.

12 años
tenía la niña asesinada junto a su tía, en Córdoba.

Ese lunes 14 de septiembre, a las 5 de la tarde, tía y sobrina manejaban bicicletas entre Montelíbano y Cerro Matoso (sur de Córdoba) cuando fueron abordadas por sicarios en moto que, luego de dispararles, dejaron un cartel al lado de los cuerpos con las iniciales BVPA. Un día después, el bloque Virgilio Peralta Arenas (BVPA), brazo armado de ‘los Caparros’, negó que fuera el responsable del doble homicidio.

Una de las primeras hipótesis que salió a relucir dejó entrever que Melissa Romero, de 27 años y dueña de una ferretería, se habría negado a pagar una “vacuna” a extorsionistas, y que las balas que dispararon contra ella causaron la muerte de su sobrina. De Melissa Romero se supo que era conocida en Montelíbano como ‘la Nena Romero’ y que era madre de una menor de edad. No tenía amenazas.

El alcalde de Montelíbano confirmó en su momento que fue una sola bala la que disparó el asesino. El proyectil que mató a Melissa se alojó en el cuerpo de la niña.

Yo bajé, vi las bicicletas y a ellas montadas, tiradas. Enseguida le dije a mi papá: son las pelas pa’. Me salí corriendo y las vi muertas”.

Dina Romero, madre de la menor.

Vio los cuerpos

La normalidad volvía de a poco en septiembre del año pasado. Les restricciones en el país por la pandemia de la COVID-19 daban paso a ciertas aperturas para reactivar la economía, entre esas el transporte público. Aprovechando eso, Dina y su hija decidieron ir a Montelíbano para festejar el cumpleaños de la abuela y así salir de casa luego de un largo confinamiento. Tenían previsto regresar el 15 de septiembre.

“Ese día (lunes 14) en la mañana íbamos a montar bicicleta todos, pero como comenzó a llover mi hermana dijo que mejor no. Salí con mi papá a comprar pescados y luego, en la tarde, él me dijo que fuéramos por los lados de Puerto Libertador, a una vereda donde vivimos antes.

“Mi hija estaba en clases en virtual y le di el almuerzo. A las dos de la tarde le dije ‘ya vengo mi amor’ y me fui con mi papá. La dejé sentada dando clases. Esa fue la última vez que vi a mi hija con vida. Yo me la iba a llevar, pero mi hermana me dijo que la dejara, que iban a montar bicicleta”, relata Dina.

De regreso a Montelíbano, Dina debió bajar la velocidad del vehículo que conducía porque había un trancón. Ella pensó que era un accidente.

“Yo bajé, vi las bicicletas y a ellas montadas, tiradas. Enseguida le dije a mi papá: son las pelas pa’. Me salí corriendo y las vi muertas. No me dejaron tocarlas. Se las llevaron de ahí a las 8 de la noche”, recuerda Dina antes de volver a llorar.

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.