Sucesos


La guerra de 2 bandas que ha dejado 35 muertos en sicariatos en Cartagena

La banda ‘Los Robledos’ llegó de Medellín para disputarle el territorio y el control de las rentas criminales al Clan del Golfo.

REDACCIÓN SUCESOS

28 de febrero de 2022 09:00 AM

A Carlos Javier Mendoza Álvarez y Evelin Patricia Simancas Gaviria los asesinaron el martes 22 de febrero, a las 6 de la tarde, cuando ella le arreglaba las uñas a él en un apartamento de segundo piso en El Pozón, sector Los Ángeles. La familia de Carlos dice que él trabajaba piloteando lanchas para una empresa de turismo y todo apunta a que el atentado era contra Evelin. Le puede interesar: Doble asesinato en El Pozón: “Carlos nunca perteneció a ningún grupo”

El sábado 22 de enero, a la una de la tarde, un sicario en moto le disparó 22 veces al comerciante Max Roger Vélez Garcés cuando este se movilizaba por la Avenida Pedro Romero, frente al barrio El Líbano, en un auto marca Suzuki. Vélez, dueño de una floristería cerca de Los Cuatro Vientos, recibió más de nueve balazos y tal parece que el pistolero se confundió y se equivocó de víctima. El ataque fue con una pistola con silenciador. Lea aquí: Sicariato en El Líbano: al carro de Max Vélez le dispararon 22 veces

Un día antes, también en El Líbano, dos hombres en moto llegaron a una casa en la calle Salim Bechara, a eso de las 8:30 de la noche, y les dispararon a Junior Omar Medina Mármol y a su madre Luz Dary Mármol Ávila mientras hablaban en la terraza. Madre e hijo murieron, pero el atentado era contra Junior. Su mamá recibió los balazos al tratar de detener a los pistoleros. Lea aquí: Madre e hijo víctimas de sicarios: ¿contra quién era el atentado?

15 de diciembre
del año habría comenzado la racha de homicidios por los enfrentamientos de dos bandas criminales.

El 13 de enero, y en pleno sepelio, un sicario asesinó en el Cementerio Jardines de Cartagena al guía turístico Dilson De la Rosa Ahumada e hirió a uno de los dolientes que despedía a un ser querido. La víctima de aquel pistolero no era De la Rosa, sino otro asistente a ese funeral. Lea aquí: Sicariato en Jardines de Cartagena: “El atentado no era contra Dilson”

Carlos Mendoza, Max Roger Vélez, Luz Dary Mármol y Dilson De la Rosa son cuatro víctimas de los 28 sicariatos que han ocurrido este año en Cartagena. Ellos no tenían nada que ver con un enfrentamiento que desde diciembre pasado sostienen en las calles de esta ciudad el Clan del Golfo y una banda conocida como ‘los Robledos’ por el control de las rentas criminales que dejan el narcotráfico y el microtráfico, principalmente. Este último grupo tiene como particularidad ejecutar sus crímenes con pistolas con silenciador.

La banda ‘los Robledos’ llegó de Medellín con varios de sus hombres, mucho de ellos sicarios, para tratar de controlar esas actividades ilícitas. Investigadores de la Sijín y de la Sipol, de la Policía Metropolitana, conocieron de su presencia en la ciudad con un sicariato que dio inicio a la racha de asesinatos que desde entonces ha dejado 35 víctimas y 17 capturados de ambos bandos.

Ese crimen fue el de Wilson Rafael Púa Narváez, baleado por sicarios en moto el miércoles 15 de diciembre del año pasado a las 7:15 de la noche en el barrio Olaya Herrera, sector La Puntilla, a un costado de la Avenida Pedro Romero. Las investigaciones indican que Púa Narváez tenía siete anotaciones judiciales por seis delitos: lesiones culposas (2011), hurto calificado y agravado (2013), trafico, fabricación o porte de armas de fuego (2014), concierto para delinquir (2017), fuga de presos (2019 y 2020) y concierto para delinquir (2020). Las 7 anotaciones judiciales del comerciante asesinado en Olaya Herrera

Presencia en 33 barrios

La Policía Metropolitana tiene información que indica que el Clan del Golfo, como grupo armado organizado, hace presencia en Cartagena desde 2013. Actualmente controla el microtráfico, narcotráfico y otras actividades ilícitas en 33 barrios. También ha sido el principal autor de los llamados homicidios selectivos.

Reciba noticias de El Universal desde Google News
Los sicariatos bajo el sello de ‘los Robledos’ han sido ejecutados en su mayoría con pistolas con silenciador.

Solo en el segundo semestre del año pasado, y en cabeza del general Nicolás Zapata, la Policía, en coordinación con la Fiscalía, realizó cinco operaciones contra las ocho células de esa banda criminal que dejaron 83 capturas. Esos golpes mermaron un poco su accionar porque entre los aprehendidos también cayeron varios de sus principales cabecillas: ‘Leiner’ Enrique Díaz Molina, ‘Leiner’ o ‘Marlon’; Amaury Alonso Brun Pérez, ‘el Chicle’ y alias ‘el Abogado’. ‘Leiner’ fue retenido en Nelson Mandela y lideraba una célula criminal con 12 integrantes. A ‘el Abogado’ lo capturaron en Bruselas y era el cabecilla de otra subestructura que delinquía en la zona suroriental de la ciudad. Le puede interesar: Los 3 “peces gordos” del Clan del Golfo capturados este año en Cartagena

La contundencia de esos operativos puso en escena a otra banda criminal que delinque en Medellín y tiene ramificaciones en Cali: ‘los Robledos’, que vinieron a Cartagena a pelearle territorio al Clan del Golfo ofreciendo droga más barata para ganar el control del microtráfico. Pero no solo con esa táctica trataron de apoderarse de ese mercado ilegal en Cartagena.

A pesar que ese grupo vino con una estructura conformada por sicarios, expendedores y surtidores de droga, consiguieron convencer a algunos miembros del Clan del Golfo de cambiar de bando ofreciéndoles un mejor pago. Esa traición avivó más ese enfrentamiento que comenzó aquel 15 de diciembre en Olaya con la muerte de Wilson Púa. Es por eso, según los informes de inteligencia, que algunos de esos homicidios perpetrados por el Clan del Golfo no han sido solo contra ‘los Robledos’, sino contra aquellos miembros que decidieron irse al otro bando.

17 capturados de ambos bandos

La ofensiva de la Policía contra esas dos bandas se traduce este año con 17 capturas (7 del Clan del Golfo y 10 de ‘los Robledos’): 3 cabecillas, 11 sicarios y 3 coordinadores de microtráfico. Al primer grupo le han decomisado ocho armas de fuego de corto y largo alcance, 215 municiones, siete motos y un carro. A la segunda banda le han incautado 10 armas de fuego, dos de ellas subametralladoras; dos motos y cinco silenciadores.

En este semestre, la Policía va a ejecutar cinco operaciones contra esas dos bandas para atacar sus estructuras, principalmente el ala sicarial. Los ojos están puestos en quien sería el jefe del Clan del Golfo en Cartagena: alias ‘Patypaty’, encargado de las finanzas y del ala sicarial. Los informes de inteligencia dicen que él sostiene esa guerra económica que actualmente libran con ‘los Robledos’”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS