Sucesos


Yadiris Triana murió en un ataque de sicarios que no era contra ella

La mujer, de 25 años, fue baleada en el barrio Membrillal, en el mismo hecho donde asesinaron a Darío Licona Valencia.

EDWIN TORRES PADRÓN

10 de noviembre de 2021 11:21 AM

Yadiris Triana Jerónimo tenía 25 años. El pasado 2 de octubre, a las 7:40 de la noche, comía fritos en una venta que está en la vía principal del barrio Membrillal, frente a la tienda de esquina Jumbalú, cuando fue víctima de un ataque de sicarios que no era contra ella. Allí también estaba Darío de Jesús Licona Valencia, un vecino suyo que había salido de la cárcel unos meses atrás.

Era sábado. Dos hombres que llegaron al barrio en moto se confundieron entre las personas que rodeaban la mesa de fritos y uno de ellos le disparó a quemarropa a Licona Valencia, de 25 años. Le dieron ocho balazos y uno de esos proyectiles se alojó en el abdomen de Yadiris. Darío y Yadiris fueron trasladados por sus familiares a centros asistenciales diferentes. Él murió poco después en el CAP de Arroz Barato. Ella falleció 37 días después, el martes en la noche. Le interesa: Sicariato en Membrillal: de 8 balazos asesinan a Darío Licona

Yadiris es la vigésima mujer asesinada en Bolívar en lo que va del año y la décimo primera en Cartagena. Con ella, son cinco las que han muerto en casos de sicariatos en esta ciudad.

¿Quién era Licona?

La Policía Metropolitana de Cartagena asegura que Darío de Jesús Licona tenía cuatro anotaciones judiciales por los delitos de homicidio, fuga de presos, fabricación, tráfico y porte ilegal de armas de fuego; y hurto calificado.

Yadiris Triana fue baleada el pasado 2 de octubre en un atentado que le costó la vida a Darío de Jesús Licona.

En el 2017, un juez de Control de Garantías lo envió a la Cárcel de Ternera por homicidio en grado de tentativa, por un hecho ocurrido en mayo de ese año. En la madrugada del 29 de ese mes, Darío, junto a un primo, hirieron con arma de fuego a Daniris Licona Castro, en Membrillal. Al parecer, dijo la Fiscalía, la agresión fue porque Daniris, su prima, no le quiso vender una cerveza. Lea aquí: Por una cerveza el primo la hirió a balazos

La abuela de la joven contó en ese entonces que su nieta recibió las balas cuando ingería licor luego de llegar de un picó. “Él le pidió una cerveza a mi nieta, pero ella le dijo que no tenía. Incluso le dio la que ella se estaba tomando”. Fue ahí cuando Darío desenfundó su arma de fuego y disparó. Luego se fue en moto junto a otro hombre.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

Por ese hecho, Licona Valencia estuvo tres años en prisión. No tenía mucho de haber salido cuando fue asesinado en el mismo barrio en el que vivía y en el que disparó contra su prima en aquel entonces.

“Él vivía conmigo, no estaba trabajando porque hace poco había estado detenido”, dijo la mamá de Darío Licona cuando retiraba su cadáver de la morgue de Medicina Legal, en la mañana del domingo 3 de octubre.

Víctimas de sicariatos

Con Yadiris Triana son cinco las mujeres que han muerto este año en sicariatos, en Cartagena. Las otras víctimas son: Juana Yanelis Manjarrés Guerrero (El Carmelo), Lisbeth Paola Leyva García (Chapacúa), Sharik Johana Villeros González (La Esperanza) y Shersi Andrea Franco Zambrano (San Francisco). Lea: Tres mujeres asesinadas en Cartagena por sicarios

A Juana Manjarrés, de 22 años, la balearon sicarios en moto el 19 de octubre cuando salía de un almacén de cadena. Su acompañante resultó herido.

5 mujeres
han sido asesinadas en Cartagena en casos de sicariatos en lo que va del 2021.

Lisbeth Leyva murió en Chapacuá, el sábado 18 de septiembre, cuando iba en un carro particular con su novio, contra quien iba el atentado. Él salió ileso.

La muerte a bala de la pequeña Sharik Johana Villeros González, de apenas 2 años, aún tiene sufriendo a su familia en el barrio La Esperanza. La niña fue baleada el 31 de mayo en un atentado que era contra su papá, quien salió ileso.

El 23 de febrero, en la madrugada, Shersi Andrea Franco Zambrano, de 18 años recién cumplidos, fue asesinada en el sector La Poza, del barrio San Francisco. La joven departía en una fiesta cuando fue blanco de un atentado que iba dirigido contra su pareja.

  NOTICIAS RECOMENDADAS