Cartagena


Destruyeron una vía en Torices y la dejaron abandonada

Habitantes de la calle Buenos Aires llevan 10 meses esperando que el contratista que partió el pavimento para meter unas tuberías, la arregle y la deje como la encontró.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

23 de septiembre de 2020 02:00 AM

El 2020 ha sido nefasto para los residentes de la carrera 13 del barrio Torices, también conocida como calle Buenos Aires. A ellos les ha tocado sobrellevar la pandemia encerrados en sus casas, pero a su vez atrapados porque un carril de la carretera fue destruido en enero y hasta la fecha no ha sido restaurado.

La comunidad explicó que en una calle aledaña, la Bogotá, se construye un proyecto habitacional que incluye tres edificios, el cual inició la conexión de redes sanitarias a la subestación de bombeo de aguas residuales de la zona, pero para lograr dicha conexión atravesó de manera subterránea la calle Buenos Aires y por eso el contratista partió un carril con el propósito de meter las tuberías. Sin embargo, han pasado 10 meses y aún la calle no ha sido reparada.

(Lea: Cartagena suma 192 nuevos contagios de coronavirus).

Las afectaciones para los vecinos han aumentado en las últimas semanas debido a las lluvias constantes, que han causado represamiento de aguas, malos olores, mosquitos, entre otros perjuicios.

Luis Paternina, uno de los moradores, mostró su indignación con la situación alegando que ni él ni su familia o vecinos deben estar viviendo algo tan engorroso.

Piden soluciones

“Esta calle estaba perfecta, con su pavimento y andenes, pero vinieron de otro lado a perjudicarnos. En todo el año no ha venido ningún trabajador a seguir con la obra, solo metieron sus redes y se marcharon. Estamos muy preocupados porque no hay quien responda, el contratista nos dice que Aguas de Cartagena debe pagarle, Acuacar dice que es responsabilidad de la constructora y la constructora dice que no tiene recursos. Mientras tanto somos más de 20 viviendas con el frente destapado, esos huecos se han convertido no solo en un daño vial sino ambiental”, expresó Paternina.

Por su parte, Marcos Tous, presidente de la Junta de Acción Comunal de Torices, manifestó que los intentos de acercamiento con los dueños del proyecto han sido infructuosos. “Tengo entendido que esa obra tiene un inconveniente legal porque al parecer están construyendo en una zona de bajamar. Los perjuicios son grandes, no solo en la calle Buenos Aires sino en otras aledañas por el paso constante de camiones que han afectado la malla vial. Nos hemos quejado ante diversas autoridades y no ha habido poder humano en Cartagena que resuelva esta situación”, contó el gestor cívico.

Destruyeron una vía en Torices y la dejaron abandonada

En este estado lamentable está la calle que fue pavimentada hace más de 20 años. Foto: Cortesía

Responde Acuacar

La empresa Aguas de Cartagena señaló que se trata de una obra que financia y es de responsabilidad de un promotor urbanístico denominado Grupo Inmobiliario JEG S.A.S, en la que la Acuacar actúa solo en calidad de interventora.

Esta obra fue suspendida por varias causas ajenas y externas al desarrollo del objeto contractual; y otros de carácter interno con el subcontratista, que impidieron el reinicio de las obras. Entre esas, cambiar de subcontratista de obra, los paros nacionales ocurridos en noviembre de 2019 y enero del presente año, y la pandemia por el COVID-19 que obligó a suspender actividades durante varias semanas.

(Lea: ¡No se deje engañar! No hay venta de locales en el mercado de Santa Rita).

“La actualización de los permisos ante Espacio Público se retomó desde el mes de mayo de 2020 y de lo cual se espera resolución en los próximos días de la viabilidad para la continuación con las actividades del convenio. Ante esta situación y en vista de las afectaciones a terceros, por la no reiniciación de actividades, al no cumplir con los requisitos contractuales por parte del promotor responsable de la calidad de las obras, se está evaluando la posibilidad de terminar el convenio y correr las pólizas de cumplimiento”, argumentó Acuacar.