En Armenia le temen a cualquier sereno

31 de julio de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Once años cumplieron los habitantes del barrio Armenia pidiendo al Gobierno s que intervenga el tramo del canal Amador y Cortés, que pasa por esa urbanización causando estragos a más de 30 viviendas.

En cuanto a la edad de la urbanización, los residentes no logran ponerse de acuerdo, pero afirman que oscila entre los 60 y 70 años de fundada.

Pertenece a la Localidad 1, está clasificada como estrato 3, consta de 400 viviendas y 900 habitantes.

Sus vecinos: las avenidas Pedro de Heredia y El Consulado. También los barrios Andalucía, Piedra de Bolívar, Barrio España y El Conquistador. Retomando el problema del Caño Amador y Cortés, Carlos Vanegas Balceiro, presidente de la Junta de Acción Comunal, explicó que dicho conducto arranca desde la Loma del Marión, cruza la zona suroriental de Cartagena y desemboca en la ciénaga de la Virgen.

Pero en el tramo que cruza por Armenia, el revestimiento en concreto se está despedazando, lo que hace que la tierra desprendida vaya socavando los cimientos de las viviendas aledañas, cuyas paredes se están cuarteando.

En dos de esos inmuebles funcionan sendas instituciones educativas que se han vuelto receptoras de los roedores, reptiles e insectos que trafican a través del canal.

“Durante estos once años –expresa Vanegas-- las entidades distritales, a quienes les venimos pidiendo que intervengan el canal, lo que siempre hacen es tirarse la pelotica entre sí, pero ninguna resuelve. Hemos enviado cartas a la Secretaría de Infraestructura, y allí nos sugieren que nos dirijamos a la Empresa de Desarrollo Urbano de Bolívar (Edurbe); y esta nos dice que vayamos a Valorización Distrital, donde de nuevo nos mandan a Infraestructura”.

Sin embargo, los líderes comunales reconocen que el problema de insalubridad que representa el canal se origina en que “algunos vecinos inconscientes lo tienen como depósito de residuos sólidos y de animales muertos. Por eso, le hemos pedido ayuda al Dadis para que nos organice unas charlas educativas para la comunidad, una jornada de fumigación y desratización, pero tampoco se ha podido. Pedimos también que el canal termine de taparse con plaquetas de concreto, una obra que la dejaron inconclusa”.

Junto con las molestias que produce el Amador y Cortés, están las deficiencias de los drenajes de la calle 47, los cuales ya no resisten los volúmenes de aguas pluviales que vienen de la Loma del Marión, y es así como se inunda la Institución Educativa Madre Laura, sede José María del Castillo, donde estudian 450 niños, a quienes les suspenden las clases siempre que cae un aguacero.

La calle 47 es una loma que está dividida en dos ascensos. En el centro está la I.E. Madre Laura, que este año ya se ha visto afectada tres veces por aguaceros.

Los docentes afirman que tratan de mejorar la tubería interna del plantel, pero urge que el Distrito se encargue tanto de los drenajes de la calle 47B como del canal Amador y Cortés.

Los de la JAC relatan que en un principio les preocupó la construcción de edificios en el barrio (tal como está sucediendo en casi toda la ciudad), pero se hicieron unos pocos que, según los residentes, no afectan el funcionamiento de los servicios públicos.

“La única construcción que está causando problemas –añaden-- está en el barrio Andalucía. Allí levantaron un edificio, cuyos constructores angostaron un box culvert, lo que hace que las aguas tengan dificultades para evacuarse y de paso se afecta a Armenia; inunda casas, locales comerciales y atranca el flujo vehicular”.

Las fotos y videos con las imágenes que registran la impresionante inundación han sido enviadas a las autoridades correspondientes, pero la respuesta ha sido nula.

Por tal razón, los residentes ya se acostumbraron a temerle al más mínimo sereno, tal es la incapacidad del barrio para deshacerse de las corrientes pluviales.

Sabía ud. que...

Los líderes comunales afirman que al Distrito le ha faltado colaborar más con el barrio en cuanto a dotación de cámaras, alarmas y señalizaciones para las vías, pues la mayoría de las que existen se han logrado por la gestión de la misma comunidad.

En las carreras 47 y 48, a la altura de la avenida Pedro de Heredia, desde las 7 de la noche, los atracos son continuos. Los residentes se lo atribuyen a la soledad del sector, ya que no hay viviendas familiares sino empresas y establecimientos comerciales, que cierran sus puertas comenzando la noche.

Los servicios públicos funcionan de manera óptima.

No hay espacios recreativos. La JAC quiere que el Distrito adquiera el terreno donde funcionó al tránsito departamental, para hacer un polideportivo.

El transporte público es excelente.

El barrio tiene cuatro calles, de las cuales faltan dos por pavimentar.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS