Cartagena


Playa Blanca: ¿qué pasó con la bioseguridad y el control de aforo?

El ingreso desmesurado de personas y los trancones fueron una constante durante el puente festivo. Esto dice la Secretaría del Interior sobre los controles.

LIA MIRANDA BATISTA

17 de agosto de 2021 05:31 PM

El descontrol que se registró durante el puente festivo en Playa Blanca tiene en aprietos al gobierno de William Dau. En las imágenes y videos que se comparten en redes sociales se evidencia la cantidad de personas que visitaron el balneario sin usar tapabocas y sin guardar el debido distanciamiento.

Además, las largas filas de buses y vehículos particulares en la vía de acceso a Barú han mostrado la incapacidad para recibir, atender y ejercer control en este sector de la ciudad en medio de la pandemia. Lea: Caos en Playa Blanca, ¿dónde están los controles?

Cabe recordar que la reapertura de Playa Blanca fue autorizada por la Alcaldía de Cartagena, a través del Decreto 1614 el 23 de diciembre de 2020, con medidas de control de aforo para reducir el riesgo de contagio por COVID-19 y salvaguardar el ecosistema.

Se habilitaron 1.800 metros lineales con un aforo total de 1.400 personas diarias: 1.000 bañistas y 400 operadores turísticos. Sin embargo, las aglomeraciones y los trancones en esta playa han sido una constante desde finales de julio. Lea: Cierran acceso a Playa Blanca durante este domingo

Entonces, ¿qué pasó con el protocolo de bioseguridad?, ¿se plantean soluciones para la movilidad?

En diálogo con El Universal, el secretario del Interior, David Múnera, reconoce que son varios los inconvenientes que rodean el tema de Playa Blanca.

“Lo del parqueadero, por ejemplo, es un problema que tenemos hace rato. Hay un litigio entre particulares que reclaman estos terrenos como suyos y esto ocasiona un problema de movilidad. Pero el domingo sucedió algo grave y es que llegaron buses desde la 1 y 2 de la madrugada. Ayer tuvimos que cerrar el acceso a Playa Blanca a las 11:30 de la mañana para controlar precisamente el aforo”, señaló.

Destacó que analizan medidas de choque para frenar el ingreso de vehículos desde la madrugada. “No se puede permitir el ingreso de buses en horas de la madrugada como lo están haciendo. Por eso el operativo no funcionó el domingo, porque cuando las autoridades llegaron ya el caos estaba formado”.

Para el funcionario es necesario articular la institucionalidad para que funcionen los operativos dispuestos. “Tenemos dificultades en la puesta en marcha de los operativos. Esa es una situación que tenemos que resolver para la próxima y determinar las estrategias a seguir”.

Le puede interesar: Imprudencias en playas ya dejan dos víctimas esta semana ¿quién controla?

Este medio pudo verificar que sigue habilitado el enlace en línea dispuesto por la Alcaldía para reservar un espacio en Playa Blanca.

El impacto ambiental

“La playa estaba llena de gente, basuras por todos lados y las construcciones llegando casi hasta el mar”, expresó a este medio una colombiana residente en Barcelona (España) tras visitar Playa Blanca durante el fin de semana.

La situación no es nueva. En diciembre de 2017 este importante balneario fue catalogado como “vergüenza nacional”, un hecho que llevó a las autoridades a plantear mesas de trabajo con el objeto de prevenir la degradación de este paraíso natural.

Playa Blanca: ¿qué pasó con la bioseguridad y el control de aforo?

Al respecto, el ambientalista George Salgado reitera que Playa Blanca es un ecosistema frágil cuya capacidad de carga turística se ha sobrepasado. “Es muy grave lo que está ocurriendo en esta playa. Y si hay alguna alternativa de solución es cerrarla. Hay que cerrar Playa Blanca para poder definirla, planificarla y poder decidir qué hacer y qué medidas implementar”.

Salgado alerta a las autoridades frente a la tala de mangles y las afectaciones a los corales y el pasto marino en el balneario.

Preocupa descontrol en playa ‘Puntilla’

Voceros de hoteles en isla de Barú han alertado por el descontrol que se presenta con el arribo de lanchas a un sector de playa conocido como playa ‘Puntilla’.

Al parecer, varios lancheros ofrecen a los turistas visitar la zona, lo que genera invasión de ventas ambulantes y servicios sin ningún control. “Está llegando mucha venta ambulante a este sector. Y es importante que se realicen controles a los lancheros porque se aproximan proyectos de gran envergadura y para incentivar el turismo de alto nivel en la ciudad”, denuncian.

  NOTICIAS RECOMENDADAS