Cartagena


¿Seguirá el viernes sin moto? Así estuvo la movilidad en Cartagena ese día

El pasado 16 de octubre fue un piloto de la medida. El Distrito estudió flujo vehicular, accidentalidad y ocupación del transporte.

YESSICA RIVERA PORRAS

29 de octubre de 2020 06:00 PM

Mediante el Decreto 1227 del 7 de octubre de 2020, el alcalde de Cartagena, William Dau Chamatt, estableció el 16 de octubre como el único viernes sin moto del mes, incluyendo cuatrimotos, tricimotos, motocarros y bicicletas con pedaleo asistido con motor.

Esto, luego de las quejas y protestas del gremio de mototaxistas y de los ciudadanos que utilizan este medio de transporte al limitar de manera repentina la circulación de las motocicletas todos los viernes de octubre, noviembre y diciembre. (Lea aquí: Alcalde Dau echa para atrás medida de viernes sin moto)

En su momento, el alcalde y el director del Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte (Datt) sostuvieron que ese viernes sería un piloto para evaluar el comportamiento de la movilidad en la ciudad, y posteriormente determinar una medida que rija hasta finales de año.

En conversación con El Universal el director del Datt, Janer Galván, contó que el monitoreo consistió en comparar el flujo vehicular, accidentalidad y ocupación del transporte del viernes sin moto con el viernes 9 de octubre, teniendo en cuenta que en esta fecha ya no regía el pico y cédula y la ciudadanía no tenía restricción para salir.

Flujo vehicular

El funcionario indicó que se analizó el flujo vehícular en horas pico en tres intersecciones de la ciudad, la cuales son ‘pasos obligados’ y dan un indicador de la movilidad en el resto de Cartagena. Estas fueron: India Catalina, Cuatro Vientos y la Bomba El Gallo.

En estos puntos se hizo un conteo de tráfico con el apoyo del sistema de medidores que tiene la Central de Semáforos de la ciudad.

En la India Catalina circularon 592 autos durante las horas pico del viernes sin moto, mientras que el viernes anterior lo hicieron 648. Transitaron 81 bicicletas, 18 más que el 9 de octubre. Se movilizaron 65 buses, 8 menos que el viernes anterior y pasaron 44 motocicletas, mientras que el viernes anterior 267.

Imagen india catalina12

En el sector de los Cuatro Vientos la movilidad estuvo así: 398 autos durante las horas pico del día sin moto frente a 301 del viernes anterior; 24 motos, 610 menos que el 9 de octubre; 40 bicicletas lo que representó un aumento de 11 en comparación al viernes sin la restricción, y 41 buses, 9 menos que el viernes anterior.

Imagen cuatro vientos12

Por su parte, en la Bomba El Gallo en las horas picos transitaron 542 autos, 52 motos, 58 buses y 79 bicibletas.

Es de precisar que aunque era día sin moto, la Alcaldía estableció en el Decreto 1227 algunas excepciones.

Imagen bomba el gallo12

Ante este panorama, el director del Datt manifestó que en términos generales hubo una reducción en el volumen vehicular de las motocicletas en horas pico hasta de un 75% y un pequeño aumento de las bicicletas en las tres intersecciones. Los autos tuvieron un leve aumento, los buses una pequeña disminución y la circulación de camiones se mantuvo estable.

Accidentalidad

En anteriores ocasiones, el Datt aseguró que la implementación del viernes sin moto obedecía a un estudio técnico de siniestralidad, el cual indicaba que los principales actores viales que se ven involucrados en accidentes con heridos y víctimas fatales son los conductores de motos y sus acompañantes. (Lea aquí: 79% de los muertos en accidentes de tránsito en Cartagena iban en moto)

Al respecto, el viernes 16 de octubre se notó una reducción de los mismos respecto al viernes anterior. Galván develó que hubo un seguimiento tanto a los accidentes simples como a los que dejaron heridos y muertos.

Mientras el 9 de octubre de presentaron 5 accidentes simples y 3 siniestros con lesionados, el viernes sin moto ocurrieron 3 choques simples y un accidente con heridos.

Ocupación de transporte

Frente a la ocupación del Transporte Público Colectivo y del Sistema Integrado de Transporte Masivo (SITM), el funcionario precisó que se hizo una revisión de campo en las tres intersecciones en distintas horas del día encontrando que si bien la ocupación de estos tuvo un incremento, no se presentó una saturación en los mismos o una situación alarmante.

Detalló que en Transcaribe hubo un aumento del 35% de la demanda, pero el sistema amplió la frecuencia del servicio e incluyó la operación de 20 vehículos más.

Se observó que aunque muchas personas dejaron sus motos en casa y tuvieron que movilizarse en transporte público, la jornada no tuvo mayores diferencias en comparación con los otros días de la semana ni con el viernes anterior en medio de la pandemia.

¿Qué pasará?

Al analizar estos tres aspectos, el director del Datt señaló que la jornada del viernes sin moto fue positiva.

“No se encontró una condición crítica en la movilidad de las personas o que la aglomeración fuese una situación dramática. El día no fue tan traumático como se preveía, esto obedece en parte a que el transporte público también respondió”, aseveró Janer Galván.

Subrayó que esto también se atribuye a que en estos momentos no se tiene la demanda que había antes de la pandemia, pues muchas personas siguen trabajando en turnos, alternancia o por teletrabajo y que los estudiantes tanto de colegios y universidades no retoman las clases presenciales.

De igual manera, el funcionario agregó que ante los resultados obtenidos considera que la medida del viernes sin moto podría conservarse, no obstante, resaltó que el futuro y frecuencia de la misma está en estudio del alcalde. (Le puede interesar: Día sin moto, sin mayores traumatismos)

Anexó que el Datt estudia otras estrategias para aumentar la seguridad vial, depurar la movilidad en las intersecciones críticas y en los diferentes corredores congestionados.

Galván informó que la próxima semana se dará a conocer el acto administrativo que define lo que pasará con la circulación de las motocicletas en la ciudad, por el momento sigue rigiendo el pico y placa por pares e impares.

Habla experto

Frente a este panorama, El Universal habló con Ramón Torres Ortega, ingeniero civil con especialización y maestría en Ingeniería de Vías Terrestres y profesor de la Universidad de Cartagena, quien sostuvo que la imposición de mayores restricciones para los motociclistas trae consigo unas consecuencias.

Explicó que primero generaría más desempleo tanto para la ciudad como en los municipios que conurban con Cartagena, tales como Arjona, Turbaco, Turbana, Santa Rosa, Villanueva y Clemencia, ya que muchas personas de estos lugares se desplazan hasta la capital de Bolívar para trabajar como motataxistas.

El experto manifestó que el desempleo se intensificó con la pandemia y la economía de la ciudad se vio fuertemente golpeada, por lo que en este momento no es conveniente tomar más medidas restrictivas contra el trabajo informal. “Hoy muchas familias obtienen su sustento diario del mototaxismo”, resaltó.

Torres Ortega indicó que imponer más restricciones afectando el empleo y los ingresos de estas familias podría incrementar la delincuencia, la pobreza y la indigencia.

El ingeniero civil precisó que la Alcaldía antes de tomar cualquier medida debe determinar primero cuántas personas viven del mototaxismo, cuántas residen en Cartagena y cuántas en municipios cercanos. (Lea aquí: Se reactiva la propuesta de censar a los motociclistas de Cartagena)

También debe hacer una matriz completa que articule todos los elementos claves que podrían afectar cualquier día sin moto en la cuidad: desempleo, seguridad, accidentes y congestiones. Incluyendo además factores determinantes en términos de movilidad, como lo es número de viajes, tiempo de los recorridos, velocidad de los vehículos, contaminación por ruido, por gases y tipo de motor del vehículo.

“Si el Distrito no hace esto antes de imponer restricciones o cualquier otra medida a favor de los motociclistas, sería tomar decisiones alegres y sin sustento, cosa que no debería darse”, dijo.

La administración también debe identificar cuáles son esos corredores más afectados por efecto de la circulación de motos y cuál es el impacto que causa el no uso de este vehículo en el transporte formal, con estadísticas y análisis.

Añadió que se debe fortalecer el transporte público masivo, llegando a todos los rincones de la ciudad.

El profesor de la UdeC agregó que las medidas restrictivas para las motos no deben ser por barrios, como funcionaba anteriormente, ya que estas normar son discriminatorias. Propone implementar restricción de circulación de motos por corredores viales.

Finalmente, apuntó que cualquier decisión de la Alcaldía debe estar ligada con la capacidad operativa para hacer cumplir las medidas.

“Hoy la ciudad adolece de capacidad operativa para hacer cumplir las medidas de restricciones, por lo cual no deben plantearse más prohibiciones hasta tanto aumenten los controles y haya un trabajo articulado entre Policías y agentes de Tránsito”, declaró Ramón Torres.