Económica


4 claves para reducir el CO2 que genera la industria de alimentos

Un estudio revela que el 57% de las emisiones provienen de la producción de alimentos de origen animal.

MILENA CONRADO BARRIOS

27 de febrero de 2024 07:30 AM

En medio de la creciente preocupación por la contaminación ambiental generada por la industria alimentaria, un estudio liderado por la Universidad de Illinois revela que la producción mundial de alimentos contribuye con emisiones equivalentes a 17,318 millones de toneladas métricas de CO2 al año. El 57% de estas emisiones provienen de alimentos de origen animal, el 29% a la de origen vegetal y el 14% a otros usos, como caucho y algodón, impulsando la necesidad de prácticas más sostenibles.

El estudio desarrolló un modelo de datos coherente y unificado para estimar las emisiones globales de CO2, metano y óxido nitroso derivadas de la alimentación humana, ya sea de origen vegetal o animal. Los resultados abarcaron 171 cultivos y 16 productos ganaderos en 200 países, reflejaron que la producción mundial de alimentos genera emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). (Lea también: Capacitarán gratis a 300 mujeres colombianas para potenciar sus negocios).

La industria alimentaria colombiana se enfrenta al desafío de reducir su impacto ambiental, especialmente en términos de emisiones de gases de efecto invernadero.

“Estos datos nos muestran que cada vez más las compañías del sector de alimentos, en este caso colombianas, deben responsabilizarse de adherir a sus procesos de producción estrategias sostenibles que mitiguen su impacto negativo de CO2 al ambiente”, comentó Cristian Bustos, experto en medioambiente y sostenibilidad.

En esa línea en que la producción de alimentos de origen animal es una de las que más contamina, el IDEAM y el Ministerio de Medio Ambiente, en el más reciente “Informe bienal de actualización de cambio climático de Colombia (BUR 3)”, indican que la ganadería, la agricultura junto con la alteración del uso del suelo, son las principales fuentes de emisiones en el país, contribuyendo con el 59% del total.

4 estrategias que contribuyen positivamente a la lucha contra el cambio climático

Dado lo anterior, señala el experto en medio ambiente, las compañías de alimentos pueden implementar ciertas estrategias para contribuir positivamente a la lucha contra el cambio climático, algunas pueden ser:

Cadena de suministro sostenible

Esta estrategia busca disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas con cada etapa del proceso. (Le podría interesar: riesgos emergentes que amenazan la estabilidad empresarial en Colombia).

Innovación en productos y envases

Otra estrategia crucial es la innovación en productos y envases. Se sugiere desarrollar alimentos con menor huella de carbono, como opciones vegetarianas o veganas, y utilizar envases ecoamigables, biodegradables o reciclables. Esto no solo beneficia al medio ambiente, sino que también puede mejorar la percepción de las empresas en un mercado cada vez más consciente de la sostenibilidad.

Eficiencia energética

Mejorar la eficiencia energética en las instalaciones de producción y distribución es esencial. Incorporar tecnologías más limpias y reducir el consumo de energía no renovable son pasos cruciales para disminuir el impacto ambiental de la industria alimentaria.

Gestión de residuos

La implementación de sistemas eficientes de gestión de residuos, priorizando el reciclaje y la reutilización, es una estrategia clave. Reducir la cantidad de desechos que terminan en vertederos no solo contribuye a la lucha contra el cambio climático, sino que también mejora la sostenibilidad general de las empresas.

Estas estrategias no solo ayudarán a las compañías a cumplir con las normativas ambientales en Colombia, sino que también fortalecerán su posición en un mercado cada vez más consciente de la sostenibilidad. En este contexto, adherirse a normativas como la Ley 9 de 1979, el Decreto 3075 de 1997 y el Decreto 2270 de 2012 se convierte en una parte esencial de la estrategia operativa, al igual que cumplir con las normas ISO 14001 y los criterios ESG para integrar valores de conciencia ambiental, social y de gobernanza.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS