Construcción


Las ventas de vivienda VIS avanzan a buen ritmo

Este segmento continúa su recuperación tras la contracción registrada durante la cuarenta. La digitalización de los servicios y la dupla estado – empresa privada son claves.

TANIA FLÓREZ DECHAMPS

16 de septiembre de 2020 12:00 AM

Pese al duro golpe que recibió el sector edificador durante el semestre pasado y a causa de la cuarentena por el COVID-19, las cifras demuestran que las medidas adoptadas por el Gobierno y los gremios son acertadas para remontar la comercialización de vivienda en el país. (Lea aquí: La vivienda de interés social es el catalizador de la construcción).

Jonathan Malagón, ministro de Vivienda, dijo que “en agosto, las ventas completaron cuatro meses consecutivos de recuperación. En particular, sobresale el buen desempeño de la vivienda de interés social, que creció el 13 % con respecto al mismo mes del año anterior y consolidó el mejor dato histórico para un mes de agosto”.

Aunque no en el mismo porcentaje, el segmento No VIS también registró buenas cifras, con un aumento del 5 % durante el mes pasado, con respecto a julio, lo que se tradujo en 3.896 unidades vendidas.

El análisis de Minvivienda se basa en los datos registrados por Galería Inmobiliaria, que indican un aumento del 8 % en agosto de 2020 con respecto al mismo mes del año pasado, con 15 mil viviendas nuevas comercializadas, superando también el promedio de ventas mensuales del 2019 (13.568 unidades).

Medidas eficaces

De acuerdo con Malagón, el despegue del sector edificador corresponde “en gran medida, a la estrategia de los 200 mil subsidios para la compra de vivienda, la cual avanza a muy buen ritmo. Hemos asignado más de 12.400 subsidios”.

La afirmación del ministro es confirmada por el gremio de la construcción, pues representantes de este consideran que el interés del Gobierno y su apoyo al sector ha sido vital. “Rescatamos la confianza y solidaridad que se ha brindado entre la empresa privada y el Estado. Debemos aprovechar las circunstancias para fortalecer estos lazos y trabajar en un cambio cultural, en la forma de pensar de ambas partes porque si seguimos trabajando armónicamente, llegaremos mucho más lejos como país”, comenta Juan Antonio Pardo, presidente de la constructora nacional Prodesa.

Sandra Forero, presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), destacó en el informe de ventas de julio, cuando el aumento de las ventas fue de 9,4 %, que “es fundamental reiterar que en todas las acciones de reactivación económica y de recuperación, el empleo se priorice tanto en el país como en sus regiones; la construcción de vivienda debe ser un instrumento central, donde la VIS sigue siendo una gran fuente de bienestar para los hogares colombianos”.

Lo que hace falta

Aunque el segmento edificador muestra buenas señales, aún queda trabajo por hacer de frente a la crisis económica, cuyos efectos se prevén por lo menos hasta el próximo año. Entre las propuestas del gremio constructor está crear una garantía de créditos hipotecarios, que permita que a las familias obtenerlo a pesar de la gran incertidumbre que hay, sobre todo, en el mercado laboral. (Lea aquí: Claves para fortalecer la vivienda de interés social en Cartagena).

Esta medida debe ir encaminada a fortalecer el segmento No VIS, que le ha costado más reponerse y sobre el que se verán más marcadas las consecuencias de la coyuntura durante el cierre de este año, según las predicciones.

La virtualización de los trámites y del mercado inmobiliario, responsabilidad de las empresas, es otro de los asuntos pendientes. “Necesitamos que nuestro sector sea más productivo mediante procesos de digitalización, con el fin de maximizar el crecimiento económico. Debemos avanzar con una celeridad igual o mayor a la que las circunstancias actuales nos obligaron a hacerlo”, afirma Pardo.

Las salas virtuales para que los clientes puedan resolver dudas e inquietudes que reafirmen su intención de compra, los trámites digitales ante entidades locales y los cierres de negocios mediante la firma electrónica son algunas de las estrategias que las empresas constructoras deben implementar.

Postúlese al subsidio

Recuerde que aún puede postularse a los 100 mil subsidios de vivienda VIS y a los otros 100 para No VIS que ofrece el Gobierno. Solo aplican para la compra de vivienda nueva y se tramitan a través de las entidades bancarias, al momento de solicitar el crédito.

Estos subsidios financian inmuebles de hasta $438 millones y no se tiene en cuenta el monto de los ingreso si se trata de uno No VIS.