Vacunas: elementos indispensable de la salud de sus hijos

Inmunizar a los niños contra una amplia gama de enfermedades es casi una obligación; de otro modo, quedan expuestos a enfermedades completamente prevenibles.

MARTÍN CARVAJAL CHAMORRO

29 de noviembre de 2022 12:00 AM

¿Cuándo fue la última vez que escuchó que a alguien le diera sarampión o varicela? Lo más probable es que hay sido hace mucho tiempo, o que apenas tenga memoria de unos pocos casos. ¿Qué es de la viruela, no la del mono, sino la variante letal que alguna vez hizo temblar al mundo entero? En este caso, es imposible que la haya visto recientemente, porque el virus fue prácticamente erradicado. Estas y otras enfermedades cuya aparición hoy día es infrecuente, leve o nula tienen algo en común: existen vacunas contra ellas y sin estas pueden ser letales.

La viruela

El caso de la viruela es, probablemente, el más famoso y una de las pruebas más contundentes del impacto de la vacunación. Era una enfermedad infecciosa, caracterizada por la aparición extensa de ampollas a lo largo de todo el cuerpo, fiebre alta, lesiones cutáneas, debilitamiento del sistema inmunológico y, en algunos casos, sangrado.

Su tasa de mortalidad era del 30 % y los sobrevivientes quedaban con cicatrices e incluso ceguera por el resto de su vida. Lea también: Colombia no está en lista de compradores de vacunas contra viruela del mono, ¿por qué?

Hubo múltiples brotes de viruela a lo largo de la historia de la humanidad, en todos los continentes y los esfuerzos por crear un tratamiento se remontan al menos al siglo XVI. Ya en aquel entonces se entendía que exponer al paciente a la enfermedad bajo un ambiente controlado (a través de un proceso llamado ‘variolización’) podía ayudar a prevenir el desarrollo de casos letales más tarde. El método se expandió por Asia y llegó hasta África y Europa.

31
enfermedades son prevenibles gracias a las vacunas, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Más tarde, el médico y científico Edward Jenner, el llamado ‘padre de la inmunología’, desarrolló la primera vacuna contra la viruela. Finalmente, en 1967, la Organización Mundial de la Salud dirigió una campaña de vacunación masiva para erradicar la enfermedad que “solo en el siglo XX había acabado con la vida de 300 millones de personas”, como lo señala la organización.

El último caso de viruela fue detectado en 1977 y para 1980 la ONU y la OMS declararon la enfermedad oficialmente erradicada, salvando millones de vidas y ahorrando miles de millones de dólares a los sistemas de salud del mundo.

El panorama moderno

De acuerdo con la OMS, para 2021 la mayoría de los niños en el mundo han sido vacunados contra enfermedades como el sarampión (81 %), la rubéola (66 %), el polio (80 %) o la hepatitis B (80 %). Otras enfermedades aún tienen una cobertura relativamente como la fiebre amarilla (47 %, no se encuentra estandarizada en los territorios con riesgo) o el virus del papiloma humano (15 %, pues se trata de una vacuna de adopción reciente).

En Colombia, el Plan Ampliado de Inmunizaciones (PAI) hace parte de “una acción conjunta de las naciones del mundo y de organismos internacionales interesados en apoyar acciones tendientes a lograr coberturas universales de vacunación, con el fin de disminuir las tasas de mortalidad y morbilidad causadas por las enfermedades inmunoprevenibles y con un fuerte compromiso de erradicar, eliminar y controlar las mismas”, según explica el Ministerio de Salud. Le puede interesar: Evite que su hijo enferme durante la temporada de lluvias en Cartagena.

Aparte de contribuir con la erradicación de la viruela, otros logros del PAI en el país incluyen la eliminación de casos endémicos de sarampión (2002) y de rubéola (2006). A partir de ahí, todos los casos nuevos de estas enfermedades han sido importados, como lo señala Sully Figueroa, gestor de atención integral en salud de la EPS Mutual Ser.

En este punto, es importante recordar que inmunizarse no impide el contagio o el desarrollo de las enfermedades al 100 %, pero disminuye significativamente la severidad de los síntomas y la probabilidad de hospitalización y muerte.

No se deje engañar por teorías conspirativas: son poquísimos los casos donde vacunarse representa un riesgo y dejar de hacerlo solo lo expone a usted y a sus hijos a enfermedades fáciles de prevenir. Casi todas las enfermedades con vacunas disponibles pueden matar, incluso aquellas de apariencia “inocua”, como el sarampión (mortalidad del 3 % al 6 %).

Cobertura en Colombia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce 31 enfermedades prevenibles gracias a la vacunación: cólera, COVID-19, dengue, difteria, ébola, las infecciones por bacilo de Pfeiffer, hepatitis tipo A, B y E; virus del papiloma humano, influenza, encefalitis japonesa, malaria, sarampión, meningococemia, viruela del mono, parotiditis o paperas, meningitis neumocócica, tos ferina, poliomelitis, rabia, gastroenteritis por rotavirus, rubéola, viruela, tétano, encefalitis por garrapatas, tuberculosis, fiebre tifoidea, varicela, fiebre amarilla y herpes zoster.

El PAI de Colombia aplica, gratis, “21 vacunas que protegen contra 26 enfermedades. La población objetivo comprende los menores de edad de 6 años, las niñas y adolescentes de 9 a 17 años, las mujeres gestantes, las mujeres en edad fértil de 10 a 49 años, la población susceptible para fiebre amarilla en todos los municipios del país, los menores de 2 a 11 años susceptibles al sarampión, la rubéola y la parotiditis (SRP); la población mayor de 6 meses susceptible de vacuna de influenza estacional cepa sur 2022 con o sin comorbilidades y los adultos mayores de 60 años”, afirma Sully Figueroa.