Mundo


Primarias en Carolina del Sur: Trump busca avergonzar a Haley en su estado natal

Donald Trump llegó a las primarias con una gran ventaja en las encuestas y el respaldo de los principales republicanos del estado.

AP

24 de febrero de 2024 09:30 AM

El expresidente Donald Trump busca ganar su cuarta primaria estatal consecutiva el sábado sobre Nikki Haley en Carolina del Sur, con el objetivo de pasarle una vergüenza a su último gran rival por la nominación republicana.

Trump llegó a las primarias con una gran ventaja en las encuestas y el respaldo de los principales republicanos del estado, incluido el senador Tim Scott, un ex rival en la carrera.

Haley, quien sirvió como embajadora ante la ONU bajo Trump, ha pasado semanas recorriendo el estado que la eligió dos veces gobernadora advirtiendo que el favorito, que tiene 77 años y enfrenta cuatro acusaciones, es demasiado mayor y está distraído para volver a ser presidente. Lea aquí: Donald Trump deberá pagar 350 millones de dólares por fraude en su empresa

En todas las primarias, excepto una, desde 1980, el ganador republicano en Carolina del Sur pasó a ser el candidato del partido. Pero Haley ha prometido repetidamente continuar si pierde su estado natal, incluso cuando Trump se posiciona para una probable revancha de las elecciones generales contra el presidente Joe Biden.

Los partidarios de Trump, incluidos aquellos que anteriormente apoyaron a Haley durante su mandato como gobernadora, parecían confiados en que el expresidente obtendría una sólida victoria el sábado.

Nikki Haley habla con sus partidarios en evento en el Museo Marítimo y Naval Patriots Point, en Carolina del Sur, el viernes 23 de febrero. // AP
Nikki Haley habla con sus partidarios en evento en el Museo Marítimo y Naval Patriots Point, en Carolina del Sur, el viernes 23 de febrero. // AP

“La apoyé cuando era gobernadora. Ha hecho algunas cosas buenas”, dijo Davis Paul, de 36 años, mientras esperaba a Trump en un mitin reciente en Conway. “Pero simplemente no creo que esté preparada para enfrentarse a un candidato como Trump. No creo que mucha gente pueda”.

Trump ha llegado al estado para un puñado de grandes mítines entre eventos para recaudar fondos y eventos en otros estados, incluido Michigan, que celebra sus primarias republicanas el martes.

Hablando el viernes en Rock Hill, Trump acusó a Haley de permanecer en la carrera para perjudicarlo a instancias de los donantes demócratas.

“Lo único que intenta hacer es infligirnos dolor para que puedan ganar en noviembre”, dijo. “No vamos a permitir que eso suceda”.

En algunos de esos mítines, Trump ha hecho comentarios que le dieron a Haley más material para sus discursos, como su pregunta del 10 de febrero sobre por qué su marido, actualmente desplegado en África por la Guardia Nacional del Ejército de Carolina del Sur, no había estado haciendo campaña junto a ella.

Haley convirtió ese punto en un argumento de que el favorito no respeta a los militares ni a sus familias, una crítica que durante mucho tiempo ha seguido a Trump, que se remonta a su sugerencia de que el difunto senador John McCain, prisionero de guerra en Vietnam, no era un héroe porque fue capturado. Le puede interesar: Haley sigue su caza a Trump en Carolina del Sur, tras derrota en New Hampshire

Esa misma noche, Trump afirmó que alentaría a países como Rusia a “hacer lo que quieran” contra los países miembros de la OTAN que no cumplieron con los objetivos de gasto en defensa de la alianza transatlántica. Haley ha estado presentando ese momento como evidencia de que Trump es demasiado volátil y “se le están flaqueando las rodillas cuando se trata de Rusia”.

Después de uno de los eventos de Haley, Terry Sullivan, un veterano de la Marina de los EE. UU. que vive en Hopkins, dijo que había planeado apoyar a Trump, pero cambió de opinión después de escuchar la crítica de Haley a sus comentarios sobre la OTAN.

“Un país puede decir lo que quiera, pero cuando hay un acuerdo entre otras naciones, debemos unirnos a los acuerdos de otras naciones, no solo los nuestros”, dijo Sullivan. “Después de escuchar a Nikki, creo que ahora soy partidario de Nikki”.

Haley ha hecho un llamamiento indirecto a los demócratas que en gran número se ausentaron de sus propias primarias presidenciales a principios de este mes, añadiendo en su discurso una frase que dice que “cualquiera puede votar en estas primarias siempre y cuando no haya votado en las elecciones del 3 de febrero. Primarias demócratas”.

Algunos de esos votantes han estado apareciendo en sus eventos, diciendo que aunque planeaban votar por Biden en las elecciones generales, planeaban pasar a las primarias republicanas del sábado como una forma de oponerse a Trump ahora.

En cualquier otro ciclo de campaña, la pérdida de un estado de origen podría ser perjudicial para la campaña. Y la campaña de Haley no puede nombrar un estado en el que sientan que ella saldrá victoriosa sobre Trump.

Pero en un discurso esta semana en Greenville, Haley dijo que permanecería en la campaña “hasta que vote la última persona”, argumentando que aquellos cuyas contiendas se producen después de las primeras primarias y caucus merecían el derecho a elegir entre candidatos. Lea recomendamos: Donald Trump, el gran vencedor de los ‘caucus’ de Nevada

Haley también utilizó ese discurso (que muchos habían asumido que era un anuncio de que cerraría su campaña) para argumentar que no siente “la necesidad de besar el anillo”, como lo habían hecho otros, posiblemente con la perspectiva de servir como compañera de fórmula de Trump en mente.

“No tengo miedo de las represalias de Trump”, reiteró Haley. “No estoy buscando nada de él. Mi propio futuro político no es motivo de preocupación”.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS