Política


Álvaro Uribe: reacciones en Cartagena y lo que debe saber del caso

La Corte Suprema de Justicia ordenó detención domiciliaria contra el expresidente Álvaro Uribe por un caso de supuesta manipulación de testigos.

COLPRENSA Y EL UNIVERSAL

05 de agosto de 2020 04:00 AM

Entre odios y amores se mueve hoy el expresidente Álvaro Uribe Vélez, tras la determinación de la Corte Suprema de Justicia de dictarle medida de aseguramiento domiciliaria por un proceso en donde investigan una supuesta manipulación de testigos.

La decisión la tomó ayer la Sala de Instrucción de la Corte y desde entonces no se ha parado de hablar de este caso en el país, teniendo en cuenta además que es el primer expresidente en la historia reciente de Colombia que afronta una situación como esta.

Pero, ¿cómo comenzó todo?

La investigación contra Uribe surgió de un auto inhibitorio de la Corte Suprema. No a favor de él sino del senador Iván Cepeda, a quien el propio expresidente había señalado de manipular testigos.

Después de una extensa investigación, la Corte Suprema no solo encontró que no había pruebas contra él, sino que había evidencias para iniciar un nuevo proceso contra Uribe y contra el representante a la Cámara Álvaro Hernán Prada, como supuestos responsables, ellos, de soborno de testigo.

La investigación contra Cepeda se remonta a 2012, cuando Uribe denunció a Cepeda argumentando que tenía por lo menos siete testimonios de antiguos paramilitares que aseguraban que Cepeda les había ofrecido sumas de dinero u otro tipo de beneficios para declarar contra Uribe y personas cercanas a él.

Dos de ellos eran Pablo Hernán Sierra y Juan Guillermo Monsalve, dos testigos que señalaron a Álvaro y a su hermano Santiago Uribe, de ser los supuestos fundadores del Bloque Metro de las Autodefensas y de participar en masacres como la del Aro y el homicidio de Jesús María Valle.

En su auto inhibitorio de 2018, la Corte encontró que no había pruebas de que se hubiera dado esa manipulación.

“Una vez agotados los objetivos de la indagación preliminar, no halló elementos de juicio que permitan concluir que las conductas inicialmente reprochadas se adecúen típicamente a uno de los delitos indicados en la denuncia. Por el contrario, lo que se demostró es que el doctor Iván Cepeda no abusó de sus funciones como congresista, no determinó a reclusos mediante sobornos para testificar falsamente en contra del doctor Álvaro Uribe, su hermano Santiago y otras personas”, señaló en la providencia, que tuvo ponencia del entonces magistrado José Luis Barceló.

Como lo manifiesta la Corte en el mismo auto, la realidad que encontró fue diferente.

El alto tribunal practicó interceptaciones que, según dijo, “dejan al descubierto que Juan Guillermo Villegas Uribe, y otros, han intervenido testigos para involucrar al doctor Cepeda en la conformación de un supuesto cartel de falsos testigos, cuando lo que parece ocurrir es lo contrario, un complot (...) para desprestigiar su labor legislativa y de paso las entrevistas lícitamente recogidas”.

Una de esas interceptaciones daba cuenta de una conversación entre el expresidente Uribe y Juan Guillermo Villegas el 22 de diciembre de 2015. En ella, Uribe le decía a Villegas: “Las llamadas, las interceptaron todas y la Fiscalía nos hizo seguimiento a la 70. Yo desde hace muchos días sabía eso, pero no lo había concretado, me están investigando a mí con usted y que interceptado el teléfono. Ó sea que esta llamada la están escuchando esos hijueputas”.

De ahí surgió la investigación contra el expresidente Uribe, que se ha ido alimentando con decenas de testimonios que ha recibido la Corte en los más de dos años que completa la investigación.

Tras la indagación, la Corte emitió ayer la medida contra Uribe. Sin embargo, su defensa, a la cabeza del jurista Jaime Granados, ha señalado que no se cumplen las condiciones para que el alto tribunal tomara tal decisión. Además, habían solicitado a la Corte que, en caso de tomar una medida, que no fuera restrictiva de la libertad.

También ha señalado la defensa que en el caso no habría indicios graves de los hechos que están en el expediente. Sumado a eso, señalan que quedaría evidenciado que Uribe no conocía las actuaciones de su abogado, Diego Cadena. Uribe también señaló que no conocía que el jurista hubiese ofrecido ayudas o algún pago a testigos. Cadena también asevera que el expresidente desconocía de esas ayudas humanitarias, como este las llama, a exparas.

Son varios los que defienden la inocencia de Uribe, entre ellos el senador Fernando Nicolás Araújo, miembro de su partido.

“No tenemos un ápice de duda en la inocencia del presidente Uribe. Creemos en ella porque el expresidente Uribe ha sido siempre un ejemplo de verticalidad, honorabilidad y firmeza. Sus acciones en público y en privado han dado muestras de ello, obrando siempre con coherencia ideológica, en acción y opinión, y con lealtad hacia sus contradictores. Pues, el exmandatario siempre ha dado el debate con argumentos, no acude a la trapisonda de la que tantas veces ha sido víctima y, que hoy, logra su más abominable alcance.

“Mantenemos dicha convicción sobre la base de los hechos, sustento de la evidencia que se ha hecho pública en las audiencias del abogado Cadena. ¿Cuál es la prueba para dictar una medida privativa de la libertad contra el expresidente Uribe? ¿Acaso no ha comparecido a todas las citaciones? ¿Acaso no fue el presidente Uribe quien solicitó versión libre, incluso antes de la indagatoria?”, indicó el senador Araújo.

Así mismo, agregó: “En esa deliberación recibimos ataques, injuriosos muchos, calumniosos otros, pero es nuestra pauta responderlos. Por eso apelamos a la evidencia fáctica, la misma que de las 27.000 interceptaciones no se encuentra una sola palabra que indique acciones delictivas por parte del presidente Uribe, ni siquiera determinación para obstruir la justicia”. (Lea: Centro Democrático invita a apoyar simbólicamente a Álvaro Uribe)

Por su parte, el senador Iván Cepeda indicó que la decisión del alto tribunal ratificó que “no hay individuos o personas que estén por encima de la justicia y de la ley por muy poderosas e influyentes que sean. Es una lección que se debe asumir con serenidad”.

Explicó a los ciudadanos que esta es una decisión a la que la contraparte tiene la posibilidad de interponer los recursos. “Es el inicio de un proceso, ante la eventualidad a un llamamiento a juicio, la contraparte tiene todas las herramientas y procedimientos que están para garantizar el derecho a la justicia”, dijo.

Ahora se espera que la Corte indique los pormenores de su decisión y cómo será el proceso que se viene para el expresidente Uribe.

Apoyan a Uribe

Paloma Valencia,

senadora del centro Democrático

“Hoy más que nunca Colombia necesita una gran reforma a la justicia, no puede seguir politizada. Proponemos una asamblea constituyente para reformar a la justicia y volver a presentar la idea de una corte única, que anule los sentimientos de trampa... una sola corte con magistrados pulcros, sin puerta a la política... una reforma que devuelva la dignidad”.

Fernando Nicolás Araújo,

senador del Centro Democrático

“No tenemos un ápice de duda en la inocencia del presidente Uribe. Creemos en ella porque el expresidente Uribe ha sido siempre un ejemplo de verticalidad, honorabilidad y firmeza. Sus acciones en público y en privado han dado muestras de ello, obrando siempre con coherencia ideológica, en acción y opinión, y con lealtad hacia sus contradictores”.

Omar Yepes,

presidente del Partido Conservador

“Es una decisión de la justicia y que hay que respetarla. Lamentamos sí, mucho, que el expresidente esté pasando por esa situación, porque hay que reconocerle que con mucho valor enfrentó a la subversión en su gobierno y los colocó contra la pared en tales términos que finalmente se vieron precisados a negociar. Esperamos que tras esta medida preventiva, que en ningún caso se le está demostrando que es culpable, pueda interponer recursos y hacer alegatos que se deban hacer para que logre demostrar claridad sobre lo que le está endilgando y que salga ojalá limpio de este problema”.

Sonia Villa,

directora del Centro Democrático en Cartagena

“Es una noticia que nos causa preocupación. Uribe no ha tenido garantías en su proceso. Resolvieron detenerlo injustamente y lo detiene la misma sala de la Corte que dejó libre a Santrich, supuestamente porque es un peligro para la investigación. Me pregunto, ¿Santrich no era un peligro cuando lo dejaron libre?, pero Uribe que tanto ha luchado por la democracia y este país es quien es un peligro? Es la pregunta que se debe hacer el país. Pido que cuando vayan a juzgarlo que sean magistrados que actúen con igualdad y no con sesgos políticos, por el bien del país y la credibilidad de la justicia; si no vamos a perder la justicia y la justicia es todo en un país”.

Otras opiniones

Iván Cepeda,

senador del Polo Democrático

“El presidente Duque no es defensor de oficio de su mentor político, es el jefe de Estado. No debiera estar inmiscuyéndose en las decisiones judiciales. Diciéndole a los tribunales en qué sentido deben actuar o fallar, sino garantizarle a todos los colombianos la independencia de los poderes públicos, que es un sustento esencial”.

Javier Julio Bejarano, concejal de Cartagena, de la Coalición Alternativa

“Ningún ciudadano está por encima de la ley. Son los estrados judiciales el escenario ideal para probar la inocencia o culpabilidad de cualquier ciudadano, el señor Uribe no es la excepción”.

Sergio Mendoza,

concejal de Cartagena de la Alianza Verde.

“Debo destacar que es importante que el país respete la institucionalidad y que es un claro mensaje que ningún ciudadano está por encima de las autoridades y que la Corte Suprema debe actuar con justicia, con garantías para el expresidente y así mismo actuar con verdad. Este país debe conocer la verdad sobre cualquier hecho político y cualquier hecho que genere un tipo punitivo”.

Antonio Cantillo, presidente de la Unión de Trabajadores de Bolívar, seccional de CGT.

“Es una decisión respetable, que en su oportunidad al debido proceso y a la defensa la tendrá. Hasta ahora es un revés en lo personal para el expresidente Uribe, y no nos queda más que decir que esa es nuestra justicia y esperamos que se acate, se respete y se pueda controvertir por los que se sientan afectados, porque estamos en un Estado de Derecho donde hasta la última instancia se vence en juicio. Reiteramos nuestros respetos por las decisiones judiciales”.

Respaldo del presidente Duque

El presidente Iván Duque salió en defensa de Álvaro Uribe, líder de su partido. “Su trabajo por Colombia es ostensible. Durante sus dos gobiernos, nuestro país recuperó la seguridad, se puso Colombia en el ojo de la inversión y se avanzó en la justicia social. Con sentido de legalidad, Álvaro Uribe enfrentó al narcotráfico, al terrorismo y a los regímenes totalitarios de América Latina. Producto de su lucha, él y su familia han sido víctimas de todo tipo de ataques y difamaciones, de todo tipo de epítetos y de todo tipo de acusaciones. Con gallardía, ha acudido siempre a todos los llamados que le ha hecho la justicia, con la frente en alto.

“Duele como colombiano que muchos de los que han lacerado al país con barbarie se defiendan en libertad o, inclusive, tengan garantizado jamás ir a prisión, y que a un servidor público ejemplar, que ha ocupado la más alta dignidad del Estado, no se le permita defenderse en libertad, con la presunción de inocencia. Soy y seré siempre un creyente en la inocencia y honorabilidad de quien con su ejemplo se ha ganado un lugar en la historia de Colombia”, dijo, y agregó que espera un proceso justo para Uribe.