Salud


Alerta: estos son los síntomas de enfermedades propias de los hombres

Estudios que han evaluado los síntomas del crecimiento de la glándula prostática indican que hasta el 79% de los hombres pueden llegar a presentarlos.

REDACCIÓN SALUD

14 de junio de 2022 11:09 AM

La Hiperplasia Prostática Benigna, HPB, es una enfermedad que afecta entre el 50 y 80% de los hombres mayores de 50 años. De acuerdo con la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria “la prevalencia histológica de la HPB depende de la edad. El desarrollo inicial generalmente comienza por encima de los 40 años y llega al 50% a los 60 años, alcanzando una aparición del 90% a los 85 años de vida”.

El Instituto Nacional del Cáncer define a la Hiperplasia Prostática Benigna como el crecimiento excesivo del tejido de la próstata; este agrandamiento ejerce presión sobre la vejiga y la uretra, obstruyendo así el flujo de la orina. Lea aquí: ¿Sabe qué es la hiperplasia prostática benigna?

Según el Doctor Alejandro Aparicio, médico especialista en urología de la Clínica del Country, los síntomas de la hiperplasia prostática van empeorando progresivamente con el envejecimiento, muchos pacientes se acostumbran a orinar muy seguido, o con dificultad, sumando a esto, tener un chorro de orina débil. En algunos casos, estos síntomas van avanzando y se van asociando a ganas de ir con urgencia al baño, y en otras ocasiones, el paciente nota que cuando tiene la vejiga muy llena no puede orinar, incluso puede quedar en retención y requerir el uso de una sonda para poder evacuar la vejiga.

Agrega el especialista que, aunque es difícil prevenir que la próstata crezca, se pueden tomar algunas medidas para que sea más sencillo orinar como:

- Limitar el consumo de bebidas que tengan cafeína.

- Orinar frecuentemente.

- Tratar de no aguantar las ganas de ir al baño.

- Consultar al médico especialista para prevenir el cáncer de próstata, haciendo los chequeos recomendados una vez al año.

Los portadores de HBP requieren un diagnóstico preciso con el fin de seleccionar un tratamiento adecuado y, en consecuencia, mejorar los síntomas y la calidad de vida

La Hiperplasia Prostática Benigna, afecta mucho la calidad de vidadel paciente, advierte el doctor Aparicio, pues el hecho de levantarse a orinar, interrumpe abruptamente el sueño, siendo esto, el síntoma más molesto de la enfermedad; aunque la HPB no tiene un impacto claro en la función sexual, hay gente que lo relaciona con problemas de impotencia sexual que tienden a ocurrir en la misma época de la vida. Debe considerarse que, los síntomas urinarios pueden ser mucho más molestos de lo que se piensa. Le puede interesar: Cáncer de próstata: la importancia de ir al urólogo

Es fundamental entender que, la Hiperplasia Prostática Benigna significa que la próstata se ha agrandado, pero no es cancerosa, señala el Instituto Nacional del Envejecimiento, y que los tratamientos para esta enfermedad incluyen:

- Espera vigilante, también llamada vigilancia activa. Si los síntomas no son tan graves, el médico indicará el momento oportuno para iniciar un tratamiento. El especialista es quien determina con qué frecuencia deben realizarse los chequeos médicos.

- Medicamentos. Existen medicamentos que ayudan a reducir el tamaño de la próstata o ayudan a relajar los músculos cercanos a la próstata para aliviar los síntomas. “Los medicamentos que permiten relajar el tejido prostático ayudan a que la vejiga se pueda vaciar sin tanto esfuerzo”, asegura el doctor Aparicio. Por esto, es muy importante el uso continuo para evitar que la vejiga se sobre esfuerce y dañe con el pasar del tiempo.

- Cirugía. En algunos casos los medicamentos no son suficientes o son mal utilizados por el paciente, lo que hace que, se requiera de una cirugía para ayudar al flujo de la orina.

Debe considerarse que, los tratamientos para esta enfermedad son bien tolerados, aunque, pueden presentarse efectos adversos como eyaculación escasa, o algunos episodios de mareo, especialmente al inicio del tratamiento. La cirugía para desobstruir la salida de la orina se suele confundir con la del cáncer de próstata, que muy frecuentemente tiene un impacto sobre la erección y en ocasiones problemas de escapes de orina. Por tal motivo, es primordial saber que, a diferencia del tratamiento del cáncer, las intervenciones de manejo sobre la HPB no producen secuelas a largo plazo, afirma el especialista en urología clínica.

Concluyendo a su vez, que “la HPB es una enfermedad crónica, por lo tanto, es muy importante estar en seguimiento con los especialistas para utilizar de forma adecuada los medicamentos y evaluar cuándo se debe hacer algún tipo de cirugía. Hay que recordar que no se debe esperar a tener síntomas muy severos o en retención urinaria para poder solucionar el problema definitivamente”. Lea también: Especialistas invitan a romper tabú del cáncer de próstata

Disfunción eréctil

Sin importar si se trata de Hiperplasia Prostática Benigna o de Disfunción Eréctil, la salud masculina es un tema que requiere ser consultado con profesionales del área de la urología. No puede tomarse a la ligera y es pertinente considerar las opciones terapéuticas de acuerdo con las necesidades individuales de cada paciente. Hablar de salud masculina no debería ser un tabú.

Tal vez una de las condiciones más reconocidas en esta materia es la Disfunción Eréctil. Por diversos motivos esta condición se le ha tomado de manera ligera sin dimensionar el impacto real de la misma sobre la salud masculina. Lea: COVID-19 y disfunción eréctil, un tema muy sensible

De acuerdo con el Doctor César Augusto González Encinales, médico urólogo-andrólogo, la Disfunción Eréctil puede ser definida como “la incapacidad consistente o recurrente para lograr y/o mantener una erección suficiente para un desempeño sexual satisfactorio”. Los estudios poblacionales americano MMAS (Masachussets Male Aging Study) y DENSA realizado en Colombia, Ecuador y Venezuela coinciden en qué aproximadamente el 52% de hombres mayores de 40 años padecen de Disfunción Eréctil.

52%
De los hombres mayores de 40 afectados con disfunción eréctil.

El abordaje de la Disfunción Eréctil se debe realizar con apoyo médico y no es algo para tomarse a la ligera, “la Asociación Americana de Urología y la Asociación europea de Urología consideran en la actualidad la Disfunción Eréctil como un marcador temprano de enfermedad cardiovascular por lo que, ante cambios súbitos en la calidad de la erección, se debe realizar una valoración tanto clínica como paraclínica por parte del personal médico especializado con el fin de determinar las causas que generaron la enfermedad y las opciones terapéuticas más apropiados según el caso”.

Para el Doctor González Encinales es fundamental entender que: “Más allá de los efectos devastadores que puede generar la disfunción eréctil per se, en la autoestima y calidad de vida tanto del paciente como de su pareja, existe un altísimo riesgo asociado al consumo indiscriminado de medicamentos o a la formulación irresponsable de los mismos por personas o establecimientos que no cuentan con el debido entrenamiento para la evaluación de estos pacientes y la debida administración de estos tratamientos.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS