Salud


Las claves para ejercitar su memoria a corto y a largo plazo

¿Cómo entrenar nuestra memoria a corto, pero también a largo plazo? Un experto explica cómo.

EFE

12 de marzo de 2021 05:40 PM

¿Sabías que tenemos distintos tipos de memoria y que para sacar todo el potencial de cada una de ellas es importante cuidarlas mediante ejercicios y recordando diferentes sucesos?

“Así obligamos a trabajar a nuestras memorias, desechando la información que no nos interesa y dando paso a guardar aquella que realmente es importante para nosotros”, señala el docente, pianista y musicólogo Pedro López, fundador y director ejecutivo (CEO) de Liceum Gimnasios de la Mente.

Según López, un buen paralelismo para entender cómo funciona nuestra memoria es imaginarla como un gran armario en el que cada cajón guarda una información distinta: la memoria trabajo u operativa, la memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo. (Le puede interesar: “Síndrome de la cabaña”, un nuevo riesgo de la pandemia del COVID-19)

“Resulta clave mantener ordenado y activo cada uno de esos cajones para que, cuando necesitemos una información determinada, se encuentre disponible y accesible rápidamente”, asegura.

“La memoria es un proceso complejo. Simplificándolo, podríamos decir que para que un recuerdo se guarde en uno de estos tres cajones, en primer lugar, hace falta poder prestar atención a los estímulos del medio que nos llegan principalmente a través de nuestros sentidos”, señala López.

Memoria a corto plazo

Aquí se guarda la información que almacenamos recientemente, como los eventos que ocurrieron hace unas horas. Un ejemplo sería recordar las actividades realizadas el día anterior o cuánto nos costó una prenda que compramos esta semana, precisa.

“Esta memoria dura un poco más que la anterior y actúa de filtro, ya que parte de la información que guarda se mantendrá al cabo del tiempo, pero otra se perderá. No podemos retener toda la información de lo que ocurre a nuestro alrededor. Nuestro cerebro necesita olvidar aquello que no sea importante”, asegura.

Memoria a largo plazo

Es la memoria consolidada que nuestro cerebro “considera” lo suficientemente importante como para que perdure en el tiempo. En ella guardamos información general y de nuestra historia de vida. Según López, se trata de un gran cajón, en el que se guardará durante un periodo de días, meses, años o décadas.

“Allí es más probable que se guarden aquellas informaciones que son útiles para obtener una recompensa o nos permiten evitar algo desagradable. Es la memoria que nos recuerda llevar las llaves al salir de casa, tras la experiencia de haberlas olvidado dentro y tener que pagar una factura al cerrajero para que nos abriera la puerta, por ejemplo”, señala. (Lea además: Los beneficios que el ejercicio tiene en la salud mental)

Cómo entrenarla

El experto sugiere ejercitar esta memoria recordando fechas importantes para cada uno de nosotros, como cumpleaños de seres queridos o aniversarios.

Otra forma de reforzarla consiste en tratar de tener accesibles en nuestra mente los nombres de personas importantes, preguntándose: ¿Soy capaz de nombrar diez actores o actrices de la actualidad?, o ¿puedo dar el nombre y apellidos de diez escritores que me gusten?