Las bondades de la uchuva en la piel

12 de febrero de 2017 03:27 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La uchuva es un fruto con alto valor nutritivo por su contenido rico en proteínas, vitaminas y minerales, pero, recientemente, se ha descubierto que las hojas que la cubren también tienen propiedades que benefician nuestra salud, especialmente la salud de nuestra piel.

¿Cuáles son los beneficios?
Luego de realizar pruebas de laboratorio, de eficacia, de percepción, demostraron que las hojas de la uchuva ayudan a combatir los mayores problemas de las pieles maduras: Arrugas, flacidez, pérdida de volumen, falta de firmeza y elasticidad, poros abiertos, falta de hidratación y nutrición, ausencia de luminosidad, entre otros.

Estas hojas, que por lo general son desechadas, contienen una molécula capaz de reactivar la juventud de la piel y revertir los signos del envejecimiento. Pero... ¿Cómo se llegó a esta conclusión?

La científica francesa Marie Christine Cassou, explica que en la lucha por encontrar una fórmula que respondiera a las necesidades de las mujeres mayores de 55 años, un segmento del mercado que crece cada vez más, centraron sus esfuerzos en la búsqueda de un ingrediente que combatiera los signos de la edad.

“Nos llamó la atención que la uchuva, que se exporta a Estados Unidos desde Colombia, Perú y otros países de Latinoamérica, se le quita la hojita que la envuelve, lo que llamamos el cáliz, y la fruta dura más o menos seis días una vez llega a EE.UU, pero cuando la exportan a Europa le dejan esa hojita y la fruta puede durar hasta 40 días... Pensamos en la posibilidad de que si este cáliz alarga el tiempo de vida de la fruta, también podía hacer algo por nuestra piel y nos pusimos a investigar. Hicimos extractos, muchos estudios y descubrimos que tiene una molécula (llamada peruviosa) que nunca había sido explorada en cosméticos y fue la que se empleó para crear un extracto cuya patente está en proceso. Esto nos tomó cinco años de investigación”, señala la también gerente del Centro de Investigación y Desarrollo de la firma Yanbal, que lideró el proceso en el que participaron 15 científicos de diferentes países.

Durante la investigación se enfocaron en un concepto científico llamado “epigenética”, que estudia cómo los factores externos donde evolucionamos, como la contaminación ambiental y los estilos de vida, influyen en el comportamiento de nuestros genes. “Hemos tomado ejemplos de gemelas, que nacen iguales, tienen el mismo ADN y deberían envejecer igual, pero que no aparentan la misma edad porque no han tenido el mismo estilo de vida o no se han cuidado de la misma manera.

Esto es consecuencia de la epigenética, es decir, que los factores externos están influyendo en los genes para que actúen de manera diferente”, concluye Cassou.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS