Facetas


3 historias de colombianos que le dicen gracias a Venezuela

La migración venezolana ha traído retos para Latinoamérica entera, ¿pero se acuerda de cuando los colombianos se iban para Venezuela a buscar un futuro mejor?

KISAY MACHACÓN ARIAS

19 de julio de 2022 08:00 AM

VALERIA CARAZO

19 de julio de 2022 08:00 AM

Basta teclear la palabra y dar énter en Google para enterarse de que la xenofobia es el “rechazo a los extranjeros” y basta escuchar algunas conversaciones callejeras para comprobar que muchos venezolanos son blanco de este odio.

El fenómeno migratorio venezolano ha traído retos para Latinoamérica entera, lo sabemos, ¿pero alguien quiere acordarse de cuando los colombianos se iban para Venezuela a buscar un futuro mejor... y lo encontraban? Esta es una píldora para la memoria.

De Colombia hacia Venezuela

Tras el conflicto armado que azotó a la población campesina colombiana en la segunda mitad del siglo XX, las personas se vieron obligadas a desplazarse del campo a las ciudades, pero algunos tomaron otro rumbo y salieron del país buscando oportunidades en otros territorios, entre esos, Venezuela. Lea aquí: El lado cruel de los reinados de belleza masculinos en Cartagena

La movilización de colombianos fue un fenómeno que aumentó debido al boom petrolero, que fue el alza del precio de este recurso natural en Venezuela durante la década de los 70, particularmente.

Los colombianos que soñaban con un mejor futuro para ellos y sus familias vieron en Venezuela la oportunidad de tener una mejor calidad de vida, pues en ese momento muchos encontraron en el vecino país oportunidades laborales y estudiantiles. Incluso, algunos cuentan que en esa época los hermanos venezolanos les tendieron la mano y les brindaron el apoyo que tanto buscaron en sus compatriotas.

De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística de la República Bolivariana de Venezuela, “721.791 colombianos residían en Venezuela en 2011”. ​

Por otra parte, algunas entidades oficiales señalaban que este número era mayor, debido a que muchos inmigrantes residían en el país bolivariano de forma ilegal.

Hacia el año 2015, se vivió en el país el retorno masivo de colombianos, pues la crisis que atraviesa Venezuela hizo que miles de compatriotas regresaran a su lugar de origen, pero no llegaron solos, con ellos también vinieron los hermanos venezolanos, quienes huían de la dictadura de Nicolás Maduro y de sus nefastas consecuencias en la economía del país.

Según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), “en el 2007 se contabilizaron 200 mil colombianos en condición de refugiados. Cifra que en el último informe, realizado en el año 2015, se redujo a 173 mil”.

A pesar de la difícil situación que afronta el país hermano, muchos de los que emigraron en ese entonces se sienten completamente agradecidos con la acogida de los venezolanos durante tantos años. Allí lograron rehacer su vida, pudieron tener vivienda propia, carro y negocios con los que se sostuvieron durante su estadía en Venezuela y aseguran que añoran regresar a ese lugar en el que cumplieron sus sueños.

Dulces gracias

Francia Pitalúa Castro emigró a Venezuela cuando era muy pequeña, se fue junto a su madre, María Josefa Castro, y allá hicieron realidad su sueño de una vida mejor.

Francia se graduó del colegio e inmediatamente ingresó a una escuela de repostería y gracias a eso pudo montar una panadería que a día de hoy aún funciona en Maracaibo, la ciudad que la recibió y la vio crecer. Esta mujer se casó y tuvo dos hijos que tuvieron la oportunidad de formarse profesionalmente, el hijo mayor es músico y la hija menor se desempeña como abogada. Le puede interesar: ¡La fundación en Boston que está en crisis y necesita ayuda!

Francia asegura con mucha nostalgia: “En este país encontré la oportunidad de tener una buena calidad de vida y, aunque cuando emigré discriminaban a los colombianos, yo nunca pasé por esa desagradable situación”.

Pitalúa Castro se encuentra feliz en Venezuela y piensa seguir atendiendo a los clientes en su panadería.

Aún sueña con regresar

Enith Paternina Núñez es otra de las colombianas que emigró a Venezuela cuando era apenas una niña. Sus padres tomaron la decisión de buscar una mejor calidad de vida para su familia y en el estado Miranda.

Paternina cuenta que pudo culminar sus estudios satisfactoriamente y cursó Administración de empresas. Cuando se graduó, comenzó a trabajar en la Gobernación del Estado Miranda como analista de presupuesto. Luego se casó y tuvo dos hijos.

A pesar de que en Venezuela tuvo la oportunidad de salir adelante, retornó a Colombia cuando la situación económica empeoró en el vecino país.

Paternina Núñez cuenta que aún sueña con regresar y espera con ansias que la situación política y económica mejore en el país que le “abrió las puertas” de asistir al colegio y culminar sus carreras universitarias.

“Quisiera que la situación de los hermanos venezolanos mejore y hago un llamado a los colombianos a ser más empáticos cuando nos crucemos a alguno de ellos por la calle, pues están pasando por un momento muy difícil”, expresa Marelvis.

Seamos más empáticos

Marelvis Camargo Valencia emigró a Venezuela en el año 1990 al lado de quien era su pareja en ese momento. Ambos buscaban oportunidades laborales y encontraron una empresa que los recibió “con los brazos abiertos”.

Trabajaron juntos por varios años y pudieron comprar la casa en la que criaron a sus hijos, quienes tuvieron la oportunidad de asistir al colegio y culminar sus carreras universitarias. Lea también: La fascinante historia tras la herencia de Antonio de Nebrija

“Quisiera que la situación de los hermanos venezolanos mejore y hago un llamado a los colombianos a ser más empáticos cuando nos crucemos a alguno de ellos por la calle, pues están pasando por un momento muy difícil”, expresa Marelvis.

Camargo Valencia asegura, al igual que Enith, que quisiera volver a Venezuela en algún momento porque vivió muchas experiencias que la ayudaron a ser mejor persona.

  NOTICIAS RECOMENDADAS