“¿Instruidos o...cultos?”

21 de febrero de 2019 05:05 PM
“¿Instruidos o...cultos?”
Se hace imprescindible que tanto los estudiantes como los profesores, hagan conciencia que están en la Universidad para “aprender a pensar” y no sólo para adquirir técnicas y datos. FOTO RF123

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La actual educación está basada en adquirir sólo conocimientos y más conocimientos técnicos, y por eso se está produciendo “en masa hombres instruidos pero no cultos,” según Jorge Peña Vial en su artículo ¿Instruidos o Cultos?, fuente arvo.net.

En ese artículo nos recuerda lo que escribió Víctor García Hoz gran pedagogo del siglo XX:

“Nunca como hoy ha dispuesto la educación de tantos medios y recursos, y sin embargo, nunca como hoy el descontento ha sido tan generalizado. Es que quizás el problema no radica tanto en métodos y planificaciones como en la actitud del alumno frente al saber...

La actitud ante el saber puede ser culta o instruida. ...En la actitud culta se da una participación vital en el sujeto de aquello que conoce; en la instruida, se dispone de datos, técnicas, conocimientos pero estos permanecen externos, impersonales, no transforman al sujeto que los conoce. Así puede darse que una persona disponga de una abundante instrucción y, sin embargo carecer de una actitud culta. A la inversa, se puede tener una escasa instrucción y, a pesar de ello, ser culto, estar dotado de una verdadera sabiduría, de un sentido innato de la realidad y de las cuestiones últimas capaces de iluminarlas. Instrucción se refiere al tener... la cultura, en cambio, afecta nuestro modo ser, a nuestra manera de ver el mundo”.

Es evidente que existe un apagón cultural...

La paradoja

Es una paradoja porque hoy se estudia más que nunca. Primero el joven ingresa a la Universidad y estudia una carrera que equivale a obtener un título de Pregrado. Según Adecco, la Agencia de Empleo más grande de Colombia y el mundo, la dificultad de encontrar un primer empleo al salir de la Universidad, está llevando a muchos estudiantes a cursar un posgrado con la idea de seguir formándose y no perder el tiempo mientras llega el anhelado empleo. Es así como la oferta de programas de posgrado no ha dejado de crecer. De acuerdo con los datos suministrados por esta Agencia, en nuestro país se ofrecen más de 6.000 programas de posgrados.

Los jóvenes que van a las Universidades son “máquinas de aprender tanto lo bueno como lo malo”. Tienen sus cerebros en el mejor momento de su vida. Pero se hace imprescindible que tanto ellos como los profesores, hagan conciencia que están en la Universidad para “aprender a pensar” y no sólo para adquirir técnicas y datos.

Aprender a pensar es culturizarse, es enorgullecerse de ser quien es, de su identidad, de su historia, de sus ancestros porque conoce de dónde viene y para dónde va. Indudablemente que hay que estudiar y adquirir nuevos conocimientos pero teniendo en cuenta los beneficios y ventajas.

Juan Carlos Martínez, consultor de Adecco, considera que hay que evaluar los beneficios y ventajas a la hora que se planea estudiar un posgrado.

Aunque las ventajas de contar con una Maestría son tangibles, serán mayores cuando se establezca una correcta planeación.

Es un diferenciador ante la competencia laboral.

Amplia la red de contactos ya que accedes a conocer más personas con tus intereses.

Te mantiene al día.

Tienes más posibilidad de acceder a mejores plazas de empleo.

Considerar la inversión de tiempo, dinero y nivel de impacto en tus planes de empleo.

Tener claros tus intereses.

Si vas a emplear los conocimientos adquiridos en tu empleo actual.

La importancia de una segunda lengua como factor importante en el nivel salarial y oferta en puestos de trabajo.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Revista viernes

DE INTERÉS