Cartagena


Afganos podrían llegar a Cartagena, ¿qué dicen el alcalde y el gobernador?

Hay indicios de que una parte de los refugiados que Colombia acogerá, serán alojados en la ciudad. La ciudadanía toma partido en la controversia.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

25 de agosto de 2021 10:15 AM

Colombia recibirá de manera temporal a miles de afganos que buscan refugio de la crisis humanitaria vivida en su nación. La Presidencia confirmó que los gastos incurridos, en su estancia transitoria antes de ser llevados a Estados Unidos, serán asumidos por la agencia Usaid de ese país.

Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta y canciller de Colombia, informó que no se tiene un número exacto de los migrantes que se acogerán ni de sus datos demográficos. “Los afganos recibirán la atención médica que incluye pruebas PCR y la administración de la vacuna contra el coronavirus, en caso de que aún no la tengan”, explicó. Con esto, Colombia busca reconocimiento como aliado estratégico de la coalición humanitaria internacional.

(Lea aquí: Dau hablará con congresista de EE.UU. de posible llegada de afganos)

¿Cartagena acogerá afganos?

Los rumores de días recientes sobre que la ciudad será uno de los territorios dispuestos a recibir refugiados, hicieron que el alcalde William Dau se refiriera al tema: “No he hablado con el presidente sobre recibir refugiados afganos aquí en Cartagena. Escuché en radio que algunos alcaldes han manifestado su buena voluntad de recibir. Nosotros no hemos solicitado que traigan refugiados para acá, pero si nos mandan ahí los recibimos (...) todos somos humanos. Aún nadie ha hablado conmigo”. Para el mandatario sería irrespetuosa la implementación sin antes ser consultado.

Sería una falta de respeto”

William Dau Chamat, alcalde de Cartagena

El gobernador de Bolívar, Vicente Blel Scaff, y David Múnera, secretario distrital del Interior, confirmaron que ni el departamento ni la ciudad han recibido ninguna notificación nacional. Pero en las calles cartageneras la gente ya comenta la situación y las redes sociales se han inundado de memes. La controversia se ha alimentado con los problemas sociales, sanitarios, económicos y de inseguridad, derivados del complejo control de la migración venezolana.

Sin embargo, ayer, la Canciller de Colombia dio certezas ante los rumores de que ciudades como Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla y Cartagena tendrían campos de refugiados. Ramírez dijo que el Gobierno, en principio, busca que todos se ubiquen en la capital. “Estamos hablando de algo que, por encima de todo, tiene que ser humanitario. Necesitamos que esta población vulnerable que viene de Afganistán llegue a un sitio donde se sienta acogida”. La islamofobia en Cartagena, que ya se nota en ciertos ámbitos, es vana por la incerteza y por las particularidades del proceso y de los afganos.

Opiniones

“En Colombia los ricos ya están completos”.

Es el comentario de un usuario a una publicación en Facebook, relacionada al refugio temporal de los afganos. Hay mucha desinformación sobre el tema. Los expertos en el mundo musulmán aconsejan no comparar a las personas de medio oriente con migrantes occidentales. “Además de que todo será costeado por Estados Unidos, los refugiados afganos no representarán los números colosales de la migración económica venezolana”, señaló Diego Giovanni Castellanos, antropólogo e investigador del mundo islámico.

Para el académico, todo miedo o prejuicio no es más que un discurso de redes que debería desvanecerse. “La apatía hacia los venezolanos es lo que están aplicando a la llegada de los afganos, fomentada por la ignorancia de cómo será este proceso temporal gestionado con dineros estadounidenses”.

Para Víctor de Currea Lugo, profesor de Oriente Medio en la Universidad Nacional de Colombia, en “un país con cincuenta millones de personas, cuatro mil migrantes es un número irrisorio, no representa una alteración importante en las políticas. Es una exageración generar polémica”. Para el experto, el problema central tiene que ver con la incapacidad de entender los flujos migratorios, sus causas políticas, militares, económicas. “El mundo es una cosa porosa y no unos estancos cerrados. Deberíamos ser más integradores y renunciar a los nacionalismos medievales”, expresó.

Los académicos coinciden en que al proceso lo rodea una cantidad innecesaria de confusiones y prejuicios que no ayudan, relacionados con la experiencia como inmigrantes y no como país receptor. “Los musulmanes llevan años en el territorio colombiano, integrándose social y comercialmente de forma adecuada. Siempre han demostrado ser una comunidad muy tranquila y respetuosa de las normas”, puntualizó Currea Lugo.

Por lo tanto, los afganos no representarán una migración económica y masiva que utilice las calles, esquinas y buses como lugares de subsistencia. Tampoco ahondará la crisis de un país sin la capacidad ni los programas para gestionar los flujos migratorios.

“El impacto público será casi nulo. Los afganos resolverán su situación de visado como refugiados y serán llevados a Estados Unidos. La discusión política y coyuntural no debe gastarse en esto sino en resolver, en términos humanitarios, las condiciones de vida de los venezolanos y los efectos que ha traído esta migración”, concluyó Castellanos.

Estamos hablando de un proceso que tiene que ser ante todo humanitario”

Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta y canciller de Colombia

No son árabes
Diego Giovanni Castellanos, antropólogo, afirma que los afganos no son árabes y hablan distintas lenguas. Es un pueblo bastante diverso con varias etnias y escuelas del Islam. Los Taliban solo son una de las muchas etnias. Tienen mucha riqueza cultural y tradicional. A pesar de vivir décadas de guerra, no son individuos con una naturaleza conflictiva y peligrosa. Generalizar siempre traerá inconvenientes.
  NOTICIAS RECOMENDADAS