Cartagena


Compradores de Aquarela se sienten olvidados por el Distrito

Los compradores piden ser incluidos en la toma de decisiones con respecto a la demolición del edificio.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

21 de julio de 2020 04:22 PM

En medio de toda la polémica que ha surgido entre el Ministerio de Cultura, la Procuraduría General de la Nación y la Alcaldía de Cartagena por la demolición del edificio Aquarela aún sin existir una orden judicial que lo determine de esa manera, están los compradores. Aquellas personas que adquirieron su vivienda antes de que la obra fuera suspendida y se alertara públicamente sobre su presunta vulneración al patrimonio histórico de la ciudad al estar ubicado a escasos 200 metros del Castillo San Felipe de Barajas. (Lea: El caso Aquarela más allá de la demolición)

Son por lo menos 900 familias las que adquirieron su unidad de vivienda en alguna de las cinco torres del proyecto y unas 200 aproximadamente que invirtieron en las torres 1 y 2, son estos los que aún no han recibido devolución de su dinero mientras se define la situación judicial del edificio.

“En los últimos tiempos, y desde siempre, hemos intentado dialogar con la constructora y con el Distrito de Cartagena y la respuesta que siempre nos dan es que nos tenemos que atener a lo que se dé en los procesos judiciales, procesos que aún están en curso y en los que hasta el momento no existe una decisión de fondo. Por eso nuestra inversión está en el aire y nadie nos responde”, dice Luis Eduardo Torres Luna, representante de los compradores.

Según él hace más de dos meses presentó un derecho de petición a la Alcaldía pidiendo una cita con el alcalde y sus asesores teniendo en cuenta los sucesos de las últimas semanas, pero no han recibido respuesta.

“Solo nos dijeron que iban a enviar eso a la secretaria privada del alcalde pero ahí quedó. Nosotros lo que queremos es hacerle una propuesta conciliatoria por todo el perjuicio que estamos pasando, porque hay muchas personas pagando arriendo, que perdieron los subsidios que invirtieron, que se endeudaron para pagar la cuota inicial. La idea de esto es evitar demandas en contra del Distito”, explica.

Hasta el momento lo único que se ha dicho desde la Alcaldía con relación al edificio Aquarela es que buscará que exista corresponsabilidad de parte del Ministerio de Cultura por la construcción del edificio y sigue en firme la decisión de esperar la orden de un juez para demoler. Mientras tanto, los compradores, desesperados, piden que se les tenga en cuenta. (Lea aquí: Buscaremos que la Nación sea corresponsable por edificio Aquarela)

“Queremos que también se hable de los perjuicios que les se está causando a los compradores, siempre se habla de demolición, de daño al patrimonio pero nadie se sienta a pensar en que hay unos compradores que están sufriendo un perjuicio. Queremos que nos incluyan en esa conversación porque cada familia tiene alrededor de 30 o 40 millones pesos depositados ya en la fiducia y estamos hablando de unos ahorros de toda la vida que truncan los deseos de muchas personas. Estamos siendo ignorado”, puntualizó Torres Luna.