Cartagena


Piden acciones para no reducir actividad edificadora en Bolívar

Desde Camacol Bolívar aseguraron que durante 2023, Cartagena y su área de influencia registran cerca de 34.943 trabajadores permanentes en el sector de la construcción.

AMAURY CASTELLAR MATOSO

17 de octubre de 2023 12:00 AM

La necesidad de una estrategia contracíclica sectorial regional en Bolívar es urgente para que no se reduzca la actividad edificadora. Así lo aseguró Paola Andrea Rojas, gerente regional (e) de Camacol Bolívar a El Universal. La dirigente gremial contó que actualmente el sector de la construcción mantiene un alto nivel de obras gracias a la importante dinámica comercial de 2021 y 2022, pues ese último año se comercializaron 238.548 unidades a nivel nacional. Lea: Construcción a ritmo lento: ¿por qué bajó la venta de viviendas?

“Solo en 2022, la regional Bolívar registró preventas por 11.835 unidades. De este total, 59,9%, es decir, 7.094 viviendas fueron de interés social (VIS). En nuestro sector, la mayor parte de los proyectos se prevende y, al llegar a un punto de equilibrio, inician construcción. De esta manera, esas ventas de 2021 y 2022 se han reflejado en que a nivel nacional el área en proceso se mantenga cerca a los 30 millones de m² en construcción”, dijo. También le puede interesar: Grupo Oikos anuncia construcción a 2.500 viviendas en Cartagena

De acuerdo con Rojas, Cartagena y su área de influencia cuentan con cerca de 1,5 millones de m² en proceso, es decir, representa el 5% a nivel nacional.

“Los actuales niveles de obras son los que sostienen indicadores fundamentales como el empleo. A nivel nacional el empleo de la construcción superó los 1,6 millones de trabajadores. Durante 2023, Cartagena y su área de influencia registran cerca de 34.943 trabajadores permanentes en el sector de la construcción. Proteger este empleo, implica impulsar los indicadores comerciales del sector para que los niveles de obra se mantengan”, agregó la gerente regional.

¿Qué se requiere?

Para Rojas, el sector de la construcción de edificaciones siempre ha sido un aliado para impulsar la economía. Resaltó que en el segundo trimestre de 2023 la economía colombiana creció el 0,3%, por lo que resulta importante acelerar el crecimiento.

“Para este fin, la construcción tiene el potencial de movilizar cerca de $52 billones en inversiones de los hogares y una demanda por insumos de más de $40 billones”, dijo.

Desde ese gremio creen que ‘Mi Casa Ya’ es un instrumento muy eficiente para impulsar al sector, puesto que el Gobierno nacional ha anunciado que se entregarán 200 mil subsidios del programa, es decir 50 mil al año, esto implica una inversión de $10,65 billones en cuatro años.

“Vale la pena aclarar que Mi Casa Ya sigue operando y hay subsidios disponibles. Sin embargo, necesitamos un impulso más grande para la reactivación. Si bien los 50 mil subsidios son importantes, las estimaciones de Camacol indican que para 2024 se requerirán cerca de 72 mil subsidios. De estos 72 mil, 1.783 son requeridos para la regional Bolívar”, reiteró.

La dirigente gremial aseguró que una estrategia contracíclica sustentada en vivienda, además de la suficiencia de subsidios, requiere recuperar la confianza de los hogares, por esta razón, la transición de ‘Mi Casa Ya’ es fundamental.

“Es importante señalar que hoy la regional cuenta con una oferta muy interesante de vivienda para todo tipo de compradores. En total contamos con 9.705 viviendas en oferta de las cuales 5.455 son viviendas de interés social.

Propuesta

La gerente regional (e) de Camacol Bolívar expresó que todos los recursos que puedan ser canalizados hacia el sector serán bienvenidos. Sin embargo, lo que es claro es que se requiere generar mejores condiciones para lograr el cierre financiero de los hogares que se han visto afectados por los cambios en la política de vivienda, así como por los incrementos en las tasas de interés y la inflación.

“Sin duda, es muy importante el anuncio de la ministra de Vivienda, Catalina Velasco, de inyectar $2,5 billones para promover el acceso a la vivienda de los colombianos. Sin embargo, el impacto contracíclico de esas medidas debe analizarse en el contexto de las necesidades del sector. Por ejemplo, el Fondo Nacional del Ahorro (FNA) destinará $1 billón para la colocación de créditos constructores entre 2023 y 2025. Este valor representa créditos por aproximadamente $330 mil millones en cada vigencia para un mercado que demanda cerca de $12 billones por año. Esto quiere decir que el monto destinado por el FNA logrará cubrir menos del 3% de la necesidad de crédito constructor del sector”, dijo.

Mi Casa Ya sigue operando y hay subsidios disponibles. Sin embargo, necesitamos un impulso más grande para la reactivación”

Paola Andrea Rojas, gerente regional (e) de Camacol Bolívar

También se refirió a los $500 mil millones que destinará el FNA para financiar la compra de 6 mil viviendas de interés prioritario (VIP), dirigidas a hogares con ingresos de hasta 2 salarios mínimos, pues asegura que es una medida que tiene un impacto social importante para esas 6 mil familias afiliadas al FNA, pero que se queda corta respecto a las necesidades del resto de la población.

“Este año esperamos que cerca de 60 mil familias con ingresos de hasta 2 salarios mínimos compre una vivienda de interés social o prioritario. Las medidas planteadas por Findeter aún requieren mayor claridad respecto a la distribución del billón de pesos anunciado. Esperamos que los recursos planteados sean una medida inicial, pero que posteriormente tengan una mayor cobertura que permita que más hogares puedan acceder a tasas de interés más bajas para el pago de sus créditos hipotecarios”, concluyó Rojas.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS