Cartagena


Superindustria presenta cargos contra constructores de Aquarela

La Superintendencia de Industria y Comercio revisará si los constructores incumplieron con la obligación de poner en el mercado inmuebles de calidad y en condiciones de seguridad e idoneidad.

YESSICA RIVERA PORRAS

30 de julio de 2021 11:31 AM

Un nuevo proceso investigado recae sobre Aquarela, el edificio que se construyó en cercanías del Castillo San Felipe y que desde un inicio ha causado polémica en la ciudad debido a que amenaza el título de Patrimonio de la Humanidad de Cartagena, por su gran tamaño y estar ubicado cerca de uno de los sitios más emblemáticos.

Este viernes, la Superintendencia de Industria y Comercio formuló pliego de cargos en contra de los constructores de Aquarela, las sociedades Plano Constructivo S.A.S., Colcivil S.A., y Promotora Calle 47 S.A.S., por el presunto incumplimiento de éstas en relación con su deber de garantizar la calidad, seguridad e idoneidad de los inmuebles puestos a disposición de los consumidores o compradores. (Le puede interesar: Liverpool, un campanazo para que Cartagena no pierda su estatus de patrimonio)

Para la formulación del pliego de cargos se solicitó, además, información a distintas autoridades como la Procuraduría General de la Nación, la Agencia de Defensa Jurídica del Estado, la Alcaldía Distrital de Cartagena y el Ministerio de Cultura, entre otras.

La Superindustria detalló que en el marco de las averiguaciones preliminares recaudó, entre otros, el concepto técnico emitido por la Sociedad Colombiana de Ingenieros –SCI- del 18 de mayo de 2020, producto de la verificación que realizó a la estructura de la torre 1 del Proyecto Multifamiliar Aquarela siguiendo lo dispuesto en la Norma Sísmica NSR-10, en el que se señalan las siguientes deficiencias estructurales de la edificación:

● A la estructura le hace falta un 30% de rigidez global y más de un 90% de resistencia en una cantidad considerable de muros estructurales para cumplir los requerimientos del reglamento NSR-10.

● La cantidad de pilotes no son suficientes para soportar la solicitación de carga gravitacional de la estructura, teniendo en cuenta la capacidad indicada en el Estudio de Suelos.

● En la placa de la cubierta del piso 30, se encontraron viguetas que no cumplen con el estado límite de flexión.

● La mayoría de los muros estructurales no cumplen con la cuantía mínima requerida en la NSR-10; referente al requerimiento de elementos de borde en 1 Radicado: 17-75437-37 los extremos laterales de los muros, pues en el diseño se estipuló que los muros serían de 0.15m de espesor, lo cual consideran que no configuraría un borde efectivo y adecuado en muros.

● Respecto a la resistencia al fuego, indicó que el espesor de las placas tampoco cumpliría con lo consagrado en la NSR-10, pues es necesario un espesor mínimo de 80mm y en el plano se estipula que sería de 50mm.

● La secuencia de falla que probablemente se presentaría en la edificación, comenzaría en los muros de los primeros niveles que fallarían por flexocompresión ante el sismo de diseño requerido según el reglamento NSR-10, de forma simultánea fallarían las viguetas de los primeros niveles y se presentarían grandes desplazamientos en los pisos superiores. Dado lo anterior, el edificio perdería gran parte de su capacidad, lo que podría significar la generación de una falla global ante el sismo de diseño requerido según el reglamento NSR-10.

La Superintendencia también revisará si Promotora Calle 47 S.A.S. estaría entregando información engañosa a los consumidores. Lo anterior, luego de verificar mediante visitas de inspección administrativas realizadas a los sitios web, presuntamente de dominio de la promotora, en los que informa a los consumidores sobre el proyecto, afirmaciones tales como: “NO existe solicitud @UNESCO donde se pida demolición del edificio”, “Realidad: Estudio de la SCI fue hecho con base en información errónea e incompleta (...)”, entre otras, que podrían inducir a error a los consumidores.

Es de recordar que la construcción de Aquarela se suspendió en octubre de 2017, tras levantar 25 de los 30 pisos de la torre 1, y la Alcaldía de Cartagena firmó el pasado 18 de junio el convenio que permitiría la demolición de la edificación. (Lea aquí: Nuevo plazo para demoler Aquarela: diciembre 2022)

Este convenio, según indicaron desde la administración distrital, es interadministrativo tripartito entre el Fondo Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (Fngrd), el Ministerio de Cultura y la Alcaldía y con él se busca cumplir con la medida correctiva de policía, que es la demolición de obra, ordenada por medio de la Resolución No. 001 del 09 de octubre de 2018 por la inspectora de policía de la Unidad Comunera de Gobierno No. 2 del Distrito de Cartagena, y ratificada ese mismo año por la Resolución No. 7589 de la Secretaría del Interior y Convivencia.

¿Qué dicen los constructores?

Promotora Calle 47 S.AS. sostuvo a El Universal que aún no ha sido notificada de la decisión anunciada por parte de la Superintendencia de Industria y Comercio, por lo que estará atenta a la notificación del pliego de cargos.

Añadió que “el consorcio que reúne a los constructores estará presto para demostrar en las instancias legales requeridas, el rigor y la calidad técnica de la obra, así como las pruebas que ratifican la seguridad, idoneidad y demás características que prueban los estándares de los inmuebles en proceso de construcción”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS