Política


Contralor (e) aclara si fue amenazado y los problemas de su posible sucesor

A pocos días de ser nombrado como jefe de la Contraloría, Gustavo Núñez se retiró de la entidad. Un nuevo directivo con investigaciones puede ser elegido.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

03 de agosto de 2022 11:17 AM

La gestión de Gustavo Núñez como contralor distrital encargado fue fugaz. A escasos días de su nombramiento, el pasado jueves, presentó su renuncia irrevocable a la Mesa Directiva del Concejo. Además, aseguró a este medio que también se aparta de tajo de la entidad.

De inmediato, en la arena política de Cartagena comenzó el rumor que su decisión estaba relacionada a presuntas amenazas de muerte en su contra, luego de declarar insubsistentes a varios directivos y al no acceder a posibles presiones de quienes habrían propiciado su elección. (Lea: Concejales de Cartagena se pelean por un contralor)

La unidad investigativa de El Universal tuvo acceso a información que relacionaría, al parecer, a un grupo de concejales, que hoy serían una bancada mayoritaria, con la finalización del encargo del anterior contralor, Rafael Castillo Fortich, y la escogencia de Núñez de forma polémica, pues se dio en medio de una de las sesiones más violentas de la historia reciente del cuerpo edilicio. (Lea: El presunto control que tendrían concejales en la Contraloría Distrital)

La elección de Núñez habría sido una victoria para el supuesto nuevo bloque de mando: Wilson Toncel, Luis Cassiani, David Caballero, Javier Julio Bejarano, Sergio Mendoza, Luder Ariza, Rafael Meza, Lewis Montero y Kattya Mendoza. Del grupo político de esta última haría parte el hoy renunciante, algo que tanto la concejala como el funcionario negaron del todo.

Con la salida de Castillo Fortich y la posesión de Núñez Vivero, la supuesta derrota la habrían sufrido Gloria Estrada, Carolina Lozano, Laureano Curi, entre otros.

¿Amenazas?

Una amenaza de muerte en la Contraloría no sería algo nuevo, pues el pasado 17 de enero, pocos meses de haber sido nombrado como contralor (e), Rafael Castillo Fortich denunció que “un grupo de reconocidos políticos de la ciudad habrían pagado por su asesinato”. (Lea: “El precio por mi cabeza ya fue pagado”: Contralor distrital de Cartagena)

De esa denuncia nunca se supo en qué terminó; sin embargo, el hecho hace que no sea descabellado pensar que Gustavo Núñez, quien fungía como secretario general de la Contraloría Distrital, decida apartarse intempestivamente de la entidad, debido a presuntas presiones a su integridad física y a su familia. En su carta de renuncia recalcó que su salida se debe a: “La tranquilidad y bienestar de mi familia”.

No obstante, Núñez le aseguró a El Universal que más allá de especulaciones y rumores, renunció por motivos personales sin mediar coacción alguna ni ningún tipo de amenazas.

¿Por qué podrían amenazarlo?

Una fuente le indicó a este medio que luego de declarar insubsistente, una de sus primeras decisiones como contralor el pasado viernes, a Rafael Castillo Fortich, un posible ataque a Gloria Estrada, también apartó de su cargo a Icelia Newman Hurtado, directora técnica de Auditoría Fiscal; a Leonardo Orozco, asesor jurídico; y a Iván Montes, director de Control Interno.

Según la investigación de El Universal sobre supuestas injerencias de algunos concejales en los cargos directivos de la Contraloría, cada silla respondería a un cabildante. En el caso de los tres relegados de sus puestos, las salidas de Newman y Orozco serían golpes a Laureano Curi y César Pion, respectivamente, concejales que no participaron de la elección de Núñez. Por otro lado, Iván Montes es medio hermano de William Montes, excongresista que pagó una condena por parapolítica.

Curi, por su parte, manifestó que no tiene ningún tipo de influencia en la Contraloría. Sin embargo, el embrollo se relacionaría a la salida de los otros dos directivos, Orozco y Montes, pues al ser apartados ayer de sus cargos, hoy a primera hora fueron reintegrados por el contralor Núñez, quien a las pocas horas renunció, dejando entrever que hubo algún tipo de supuesta presión. Amenazas que él mismo ha desvirtuado, pero el eco sigue en la ciudad.

¿Un contralor con procesos fiscales en su contra?

Con la salida de Gustavo Núñez, ahora el Concejo Distrital tendrá que elegir entre tres directivos: Jorge Blanco Taján, director de Responsabilidad Fiscal; Les Ospino, director administrativo y financiero; y Hernando Pertuz Corcho, nuevo director técnico de Auditoría Fiscal, cargo que antes ostentaba Icelia Newman, recordada por discrepancias con el alcalde William Dau.

Lo presuntamente inconveniente es que Pertuz, exdirector del IDER, sea uno de los opcionados a ser contralor distrital (e), luego de ser nombrado por Núñez antes de entregar su cargo hoy, al estar en la terna de hojas de vida que analizarán los concejales, pues según una fuente que solicitó no ser referenciada, tiene procesos activos en la misma Contraloría Distrital. “Se investigaría a si mismo”, señaló el denunciante.

No obstante, en una revisión con la cédula de ciudadanía de Pertuz Corcho en el Sistema de Información del Boletín de Responsables Fiscales ‘SIBOR’, de la Contraloría, se reseña que no se encuentra reportado como responsable fiscal.
Contralor (e) aclara si fue amenazado y los problemas de su posible sucesor

Hernando Pertuz Corcho.

Sin embargo, un abogado, consultado por este medio, explicó que al no estar fallados aún sus procesos fiscales, por eso no aparece en plataforma su posible responsabilidad fiscal ni aún está inhabilitado. “Al tener procesos vigentes tiene un conflicto de intereses, pues en caso tal de ser elegido como contralor (e) como jefe puede ordenar que se le cierren sus investigaciones. Por ejemplo, ¿qué funcionario se atrevería a decretar una medida de embargo a su propio jefe? Todo se volvería subjetivo”, precisó el jurista.

En su periodo como director del Ider, en la Alcaldía de Manolo Duque, la Contraloría hizo auditorías que revelaron hallazgos fiscales, aunque Pertuz nunca ha sido declarado responsable de presuntos detrimentos al patrimonio de la ciudad.

En 2019, Pertuz Corcho no fue admitido en la convocatoria para elegir contralor departamental de Bolívar, por parte de la Asamblea. “No aportó certificado de los antecedentes de la profesión vigente, no mayor a tres (3) meses antes de la inscripción. Además, faltó la declaración, bajo la gravedad de juramento, de no estar incurso en causal de inhabilidad, incompatibilidad, conflicto de intereses, prohibición o impedimento legal para asumir el cargo.

Se espera que hoy el Concejo defina quién será el próximo contralor distrital encargado de Cartagena.

  NOTICIAS RECOMENDADAS