Salud


7 signos de alarma en pacientes COVID

Si tú o un familiar tuyo padecen COVID y comienzan a manifestar alguno de estos síntomas, mantengan la calma y busquen ayuda médica de inmediato.

LAURA ANAYA GARRIDO

11 de mayo de 2021 08:35 AM

Sí: estamos atravesando la tercera ola de contagios del nuevo coronavirus y cada día parece más probable que nos contagiemos. También es verdad que el virus, en la gran mayoría de pacientes, puede sentirse como un resfriado común y hay quienes creen que ni siquiera amerita una consulta médica, pero la realidad es que es imprescindible contar con un profesional de la salud a quien acudir, que la infección puede ser mortal y que todos deberíamos saber cuáles son esos signos de alarma, síntomas que sí o sí deben llevarnos a buscar atención médica urgente.

7 signos de alarma en pacientes COVID

Diego Moreno Hernández, médico internista, profesional en geriatría y médico funcional, nos cuenta cuáles son:

1. Ahogo. Es imprescindible buscar ayuda si un paciente COVID-19 siente que no puede respirar, porque “significa que hay gravedad en el proceso de la enfermedad. Cuando uno empieza a tener ahogo, significa que los pulmones ya tienen cierto nivel de compromiso”, explica el doctor.

2. Fiebre de más de tres días. “Normalmente, los cuadros virales duran tres días, entonces, cuando pasan de tres días, hay que estar más pendientes porque puede indicar un problema mayor”, asegura Moreno.

3. Dolor torácico. “Cuando el corazón empieza a maltratarse, puede doler el pecho”, añade el médico. (Le puede interesar: 5 dudas resueltas sobre la vacuna en pacientes cardíacos)

4. Dejar de comer. “Cuando las personas dejan de comer, significa que hay un compromiso mayor; cuando los adultos mayores tienden a tornarse un poco dormidos o a relajar los esfínteres (orinarse o ensuciarse), son manifestaciones de severidad de los síntomas”.

5. Tener somnolencia. También es imprescindible mirar si el paciente, especialmente si es un adulto mayor, deja de hablar o duerme demasiado.

6. Mostrar signos neurológicos como disartria (debilidad en los músculos que se usan para hablar, lo cual suele hacer que el habla suene lenta y confusa) o pérdida de fuerza en alguna parte el cuerpo. “El COVID-19 a veces se puede manifestar como si fuera una isquemia cerebral”.

7. Saturación menos de 93%. La saturación es el nivel de oxígeno en la sangre y se puede medir en casa con un pulsoxímetro u oxímetro de pulso, un pequeño aparato que se pone en la punta del dedo a modo de pinza. Una saturación normal de oxígeno en la sangre es de alrededor del 95%, así como una inferior al 90% se considera baja.

“Valores de 93% hacia abajo ameritan consulta”, explica el doctor Moreno y agrega que una saturación u oxigenación baja “te está diciendo que los pulmones no funcionan bien”.

Tener un pulsoxímetro es imprescindible para los pacientes COVID porque “es uno de los recursos más importantes que se tienen a la mano, de bajo costo y de muy alta información”, agrega el doctor Moreno.

A cuidarnos siempre

Si aún no has padecido COVID-19 o si ya te dio hace algunos meses, no importa: sigue cuidándote. Es imprescindible ahora más que siempre, por la tercera ola de contagios y por indicadores como la alta ocupación de las camas UCI, que te laves las manos frecuentemente, uses el tapabocas de forma correcta, respetes la distancia de mínimo 2 metros con otras personas y evites lugares concurridos o poco ventilados.

“Hay que vacunarse, y hay un punto muy importante: el manejo de los factores de riesgo cardiovasculares como hipertensión, diabetes, obesidad, etc., porque esos son los pacientes que más se están complicando, entonces necesitamos fortalecer todas estas medidas para evitar más contagios y más mortalidad en la población”, concluye el experto. (Lea además: Ojo: enfermedades subyacentes no impiden que se vacune contra el COVID)

El doctor Diego Moreno está en Instagram como @drdiegomorenogeriatra y su número celular es 3008438322.

En Cartagena
Las complicaciones más comunes que el doctor Moreno ha visto en Cartagena son: falla respiratoria que amerita apoyo con máquinas, daño de los riñones y del corazón, y en los adultos mayores, mucha pérdida de independencia.