Sucesos


La misteriosa muerte de un estudiante de medicina en hospedaje de Cartagena

Jhosthin Jesús Ruiz Pereira tenía 24 años, estaba a punto de graduarse y no tenía problemas. ¿Qué le pasó?

EDWIN TORRES PADRÓN

17 de marzo de 2022 10:34 AM

Las últimas 24 horas que antecedieron a la muerte de Jhosthin Jesús Ruiz Pereira son un completo misterio tanto para su familia como para sus amigos y compañeros de clases. El joven tenía 24 años, llevaba una vida normal y estaba a punto de culminar su carrera de medicina en la Universidad del Sinú. Estaba en décimo semestre y ya hacía recorrido por clínicas de Cartagena como requisito para graduarse este año.

Jhosthin tenía pensado especializarse en neurología, aunque últimamente había manifestado entre su grupo de amigos más cercanos que también quería ser cirujano. Tan bien le iba en sus estudios que la semana pasada le comentó a su mamá que las directivas de la universidad y los docentes lo felicitaron públicamente por su rendimiento académico. Le puede interesar: Juan Miguel, el “amigo de todos” que mataron por ser testigo de un robo

Jhosthin Ruiz tenía novia y vivía con su mamá y hermanos en el barrio Los Almendros. De allí salió el viernes 11 de marzo, a las 7 de la mañana, con rumbo a la universidad. Consigo llevaba su bolso e implementos de estudios. El universitario no volvió a casa. A las 10 de la mañana del día siguiente hallaron su cuerpo en una habitación del hospedaje Los Carruajes, a un lado de La Cordialidad, en inmediaciones del barrio Villa Estrella.

Reciba noticias de El Universal desde Google News
10 de la mañana
del sábado 12 de marzo hallaron el cuerpo de Jhosthin Jesús Ruiz Pereira en un hospedaje en La Cordialidad.

¿Qué le pasó al brillante estudiante de medicina? Eso es lo que sus familiares, amigos y compañeros de la universidad quieren saber.

Lo hallan muerto

Teófilo Ruiz Valdelamar asegura que su hijo era tranquilo, sin problemas emocionales y centrado en sus estudios. “Era buen hijo, buen amigo y muy colaborador”, precisa.

Jhosthin por lo general regresaba en las tardes a su casa. Si le tocaba hacer algo extra siempre se comunicaba con su mamá o le pedía a su papá que lo recogieran. Ese viernes nunca más volvió a llamar. A las 9 de la noche, y en vista que no aparecía, Nubia Pereira comenzó a marcarle al celular de su hijo. También le mandaba mensajes por WhatsApp, pero no le llegaban. El móvil parecía apagado. A la mañana siguiente la preocupación era extrema. Jhosthin no era de amanecer en la calle, a menos que lo advirtiera. Las horas parecían eternas.

Muchas situaciones no cuadran o están por descifrar en lo que ocurrió con el estudiante entre la tarde del viernes 11 de marzo y la madrugada del sábado 12 de marzo.

A las 4 de la tarde, un amigo se comunicó con Teófilo y le manifestó que lo había llamado un funcionario de la Sijín para decirle que el cuerpo del universitario era trasladado a la morgue de Medicina Legal. El mundo se derrumbó para Teófilo y los suyos. En el instituto forenses fue que todos se enteraron que a Jhosthin lo hallaron muerto a las 10 de la mañana de ese sábado en una habitación que había solicitado a las 4 de tarde del día anterior. El cuerpo lo encontró la empleada del aseo al notar que el aire acondicionado se salía por la puerta y eso le pareció raro.

La mujer le contó a los padres que el joven estaba atado y yacía al lado de una ventana. La primera hipótesis que surgió fue la del suicidio, pero el cadáver fue ingresado a Medicina Legal como “muerte por determinar”. Teófilo y sus demás familiares están seguros que Jhosthin no tenía ningún motivo para suicidarse. “Era un joven tranquilo”, aseguran. Lea aquí: Crimen de médico en Turbaco: ¿Dos inocentes presos y el culpable libre?

Inconsistencias

Muchas situaciones no cuadran o están por descifrar en lo que ocurrió con el estudiante entre la tarde del viernes y la madrugada del sábado. La primera de ellas, según su padre, es que para el joven era un tanto desconocida esa zona donde murió. Pudieron averiguar que aunque hay quienes dicen que Jhosthin ingresó solo a ese hotel, la recepcionista le despachó en la madrugada del sábado dos cervezas. También pidió una caja de cigarrillos, pese a que él nunca fumó. Otra situación tiene que ver con las cámaras de seguridad, a la cuales aún no han podido tener acceso.

24 años
era la de edad de Jhosthin Jesús Ruiz Pereira. Estudiaba décimo semestre de medicina en la Universidad del Sinú.

En medio de su angustia, los padres del universitario se enteraron posteriormente que ese viernes antes de ir al hospedaje Jhosthin fue a un centro comercial para realizar retiros de dos cuentas que le maneja a una tía que reside en Estados Unidos. Aún no está claro si alcanzó a hacer esas transacciones, pero ya bloquearon esas tarjetas. Lea: ¿Quiénes eran el hombre y la mujer asesinados dentro de una vivienda?

Otras inconsistencias que tratan de esclarecer es quién reportó sin autorización su desaparición el viernes en la noche y dónde están varios de sus objetos personales. Aunque hallaron una carta en el cuarto, Teófilo dice que muchas de esas palabras no parecen haber sido escritas por él. Y lo que es peor, aunque el estudiante reservó una habitación del tercer piso, la inspección judicial la realizó la Sijín en el segundo piso.

Para los padres y amigos del estudiante hay muchas inconsistencias en las investigaciones que se han realizado por este hecho y por eso quieren que les esclarezcan la muerte de Jhosthin. Mientras eso sucede, guardan el mejor recuerdo de él. El lunes en la tarde, sus amigos y compañeros lo despidieron con una calle de honor en el Cementerio Jardines de Cartagena.

  NOTICIAS RECOMENDADAS