Sucesos


Sicarios, de 17 años, aceptaron ser los asesinos de una mujer en Olaya

Un balazo acabó con la vida de Lisbeth Riasco el 11 de junio. El atentado iba dirigido para un hombre que llegó al establecimiento en que ella departía.

REDACCIÓN SUCESOS

20 de junio de 2023 04:15 PM

Hace menos de un mes, a Luis Francisco Martínez Manjarrés le arrebataron a su compañera de vida. Estaban en un establecimiento público en Olaya Herrera junto a un primo, cuando dos jóvenes ingresaron disparando. Iban por un hombre que acababa de entrar corriendo, pero una de esas balas se alojó en el cuerpo de la mujer y la mató a los minutos, en un centro asistencial. Lea: Sicarios, de 17 años, mataron a mujer en un estadero: Lisbeth deja 2 hijos

Nueve días después, la justicia ha llegado. Un fiscal logró judicializar a los presuntos responsables ante un juez de Control de Garantías. Los jóvenes, de 17 años, aceptaron su responsabilidad en los delitos de homicidio agravado y fabricación, tráfico o porte de armas de fuego. Cumplirán la medida de internamiento preventivo en un centro de atención especializado.

Establecimiento comercial en que balearon a la mujer.
Establecimiento comercial en que balearon a la mujer.

Así lo aseguró la Fiscalía, que en coordinación con la Policía, esclarece el crimen. El 11 de junio, domingo en que mataron a Lisbeth Carolina Riasco Pérez, la institución capturó a los presuntos responsables en una persecución que se extendió hasta la urbanización La Carolina, en la periferia de la ciudad. Lea: Sicariato en Cartagena: “Fui al baño y en segundos mataron a mi mujer”

A los jóvenes les incautaron la moto en que se movilizaban, pero no les hallaron el arma homicida. Las investigaciones determinaron que entraron al establecimiento comercial en el sector El Progreso, frente a la Avenida Pedro Romero, en busca de un hombre y que Lisbeth recibió las balas por estar entre los sicarios y su “objetivo”.

“Parece que venían siguiendo a ese sujeto, que no sé quién es, y trató de esconderse entre la gente que estaba en el salsero. Cuando el sicario le disparó le dio fue a mi Lisbeth en el pecho, en el corazón”, contó en ese entonces el esposo de la mujer, Luis Martínez.

Dice sentirse abatido. Después del atentado ha pasado rodeado de familiares y amigos que tratan de darle fuerzas. Le recuerdan que tiene que seguir luchando por esos dos niños que le dejó Lisbeth: la mayor, de 10 años; y el menor, de apenas año y dos meses. Siga leyendo: Así van las investigaciones por el asesinato de Jorman en Bocagrande

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS